Miércoles, 15 de Octubre de 2008

La UEFA se ceba con el Atlético de Madrid

Dos partidos de clausura al Vicente Calderón. El organismo que preside el francés Platini basa el castigo en una denuncia del Olympique

HUGO JIMÉNEZ ·15/10/2008 - 08:00h

Cuando son por la espalda, a traición, los golpes duelen más. Inesperado e injusto, el cierre del Vicente Calderón por parte de la UEFA provocó ayer una ola de indignación en el Atlético de Madrid y en el fútbol español. El fallo obliga al club español a disputar los dos próximos partidos como local de la Liga de Campeones, ante el Liverpool y el PSV, en un estadio situado a más de 300 kilómetros del Manzanares. Además, le impone una multa de 150.000 euros.

El castigo tiene su origen en el encuentro jugado el 1 de octubre ante el Olympique de Marsella y, sobre todo, en la posterior denuncia presentada por el club francés ante el Comité de Disciplina del organismo que preside el también galo Michel Platini.

El club que preside Pape Diouf se quejó ante la UEFA de presunto racismo tomaron como insultos los habituales gritos "¡Kun, Kun, Kun!" de ánimo a Agüero y de una supuesta violencia exagerada por parte de la Policía contra los radicales marselleses. Reforzó la acusación con testimonios de varios jugadores y acometió una campaña convenientemente jaleada por los medios de comunicación franceses.

El Liverpool ignora qué pasará con los 3.000 seguidores que viajarán a España

Mientras que en España el asunto estaba olvidado, la presión ejercida por el Marsella fue tal que el propio Platini, sin esconderse, declaró en la prensa de su país: "He recibido mensajes de aficionados marselleses que me han sensibilizado. He transmitido a la Comisión de Disciplina que trate el asunto con la máxima seriedad". E incluso lanzó una advertencia inequívoca: "Si yo considero que la sanción que impongan no es adecuada, podría apelar".

Informes fenomenales

Las palabras del presidente llegaron a los oídos adecuados y tuvieron más fuerza que los informes elaborados por los delegados que la UEFA envía a cada partido europeo. Estos inspectores alabaron por escrito la organización y la seguridad habidas, sin mencionar ninguno de los aspectos denunciados por el Olympique.

"Es triste que a una carta que mandó el Olympique y fuera de tiempo se le haga caso, y no a lo que dicen los árbitros y el delegado de la UEFA que estuvieron allí", se lamentó ayer Enrique Cerezo, presidente del Atlético.

El club rojiblanco tenía hasta las 12 del viernes para presentar un recurso ante el Comité de Apelación, pero lo hizo ayer mismo. "Confío en el buen hacer de la UEFA porque el Atlético no ha cometido ninguna infracción para que nos cierren el estadio", considera Cerezo. Las previsiones indican que dicho comité emitirá su veredicto sobre la apelación el sábado, precisamente el día que el Calderón se llenará para recibir al Real Madrid.

El resultado de la apelación se sabrá el sábado, día del derbi

 

Emilio García, jefe de asuntos legales de la Federación Española y vocal del Comité de Disciplina de la UEFA lógicamente, no ha participado en el proceso contra el Atlético dejó entrever ayer en Radio Marca que no es costumbre del organismo europeo suspender cautelarmente sanción alguna. Es decir, o la revoca o ratifica el cierre del estadio.

El castigo tiene una especial carga de dureza al darse la circunstancia de que el próximo visitante europeo es el Liverpool de Fernando Torres. Es una de esas grandes citas que los aficionados llevan esperando más de once años. El Niño lo sabe y ayer, desde la concentración de la selección española en Bélgica, fue contundente: "Es la peor noticia que me podían dar". Y el director ejecutivo de su club, Rick Parry, censuró ayer la decisión de la UEFA. "Hay 3.000 aficionados que van al partido y estamos extremadamente preocupados por ellos. La mayoría ya ha programado detalles del viaje a Madrid", avisó el directivo del Liverpool.

En cambio, el presidente del Olympique se confesó "aliviado". Su paisano y amigo Platini ha cumplido.

Las razones de la UEFA

- Cánticos: Denuncias francesas. "Se registraron múltiples cánticos contra jugadores que no eran blancos a lo largo de todo el partido", justificó William Gaillard, portavoz de la UEFA, que también indicó que periodistas negros fueron insultados por aficionados que se ubicaron en áreas reservadas para la prensa.

- Cargas: "La policía provocó". "Los incidentes que hubo fueron provocados por la Policía española sin ninguna razón", asegura Gaillard. "emos tenido anteriormente problemas con la Policía, que ya comunicamos a las autoridades españolas, incluso por escrito"

- Ofensas: "Tolerancia cero". "Estas ofensas son una tremenda falta de respeto hacia nuestra política de tolerancia cero con la violencia y el racismo", concluyó.