Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Confirman las acusaciones contra Milan Kundera

El escritor niega haber colaborado con el régimen comunista en 1950

PÚBLICO ·15/10/2008 - 08:00h

Milan Kundera, en una imagen de archivo.

El Instituto para el Estudio de los Regímenes Totalitarios de la República Checa (USTR, en sus siglas checas) considera que no puede tratarse de un error: el mundialmente conocido escritor Milan Kundera sí que delató en 1950 a la policía comunista a un desertor que, como consecuencia, fue condenado a 13 años de trabajos forzados.

El USTR contrastó dos fuentes independientes antes de llegar a esta conclusión y "se trataría de dos errores, algo que el Instituto descarta totalmente", declaró ayer a la agencia Efe Vojtech Ripka, director del Departamento de Documentación del USTR.

Según un artículo publicado en el semanario checo Respekt por Adam Hradilek, quien trabaja en el USTR, Kundera delató a la policía comunista, el 14 de marzo de 1950, a un desertor que había huido ilegalmente a Alemania. MirolsavDvorácek, un estudiante de 20 años, quien se encontraba a escondidas en Praga, fue detenido cuatro horas después de las declaraciones de Kundera.

Condenado a 22 años de trabajos forzados la Fiscalía pedía la penal de muerte, Dvorácek pasó 13 años en una mina de uranio antes de ser liberado en 1963, justo cuando Kundera publicaba la novela Amores risibles.

El director del Departamento de Documentación del USTR considera que "hay dos fuentes independientes: el documento de denuncia a la policía efectuada por Milan Kundera, de cuya veracidad no dudamos, y la conversación biográfica con Iva Militka, cuando ella no tenía conocimiento de esa denuncia". Dvorávek tenía que recoger una maleta en la habitación universitaria de Militka, amiga de Kundera.

"No hay ninguna circunstancia que induzca a pensar que no es veraz. De hecho se van a publicar más documentaos que arrojan aún más luz sobre este caso", añadió Vojtech Ripka.

"Puras mentiras"

El autor de La insorpotable levedad del ser ha negado las acusaciones. "Esta cosa, que no me esperaba para nada, que no ha tenido lugar, me ha cogido completamente de imprevisto", declaró a la agencia de prensa checa CTK. Su editorial dejó claro de nuevo ayer que el escritor consideraba esas acusaciones "puras mentiras".