Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Una apuesta de futuro

Bélgica, en el camino hacia 2010

 

MARCOS LÓPEZ ·15/10/2008 - 08:00h

Aunque no lo parezca, Bélgica encierra una llave: la del acceso sin sobresaltos hacia el Mundial 2010. Ganar en el Rey Balduino supondría un paso de gigante para España, teniendo en cuenta que disputará su próximo partido contra Turquía en casa. El doble enfrentamiento contra los turcos se empieza a jugar en Bruselas. Ganar a Bélgica minimiza los riesgos de quedar fuera del Mundial contra Turquía, selección que ha hecho sufrir a muchas selecciones de primer nivel.

Enemigo en la sombra

Bélgica mezcla juventud con veteranía. Es un bloque competitivo, veloz y con calidad y capacidad para ganar a cualquier selección. Es el comienzo de una era: los belgas están de vuelta. Han dado un salto cualitativo que les hace superiores a selecciones como Dinamarca, Noruega o Escocia, aunque están en un segundo escalón competitivo.

Nombres propios

La columna vertebral la forman Vermaelen, Kompany, Fellaini y Vertonghen, acompañados de dos jugones como Defour y Witsel, más un jugador de banda con gol llamado Dembelé y un goleador, Kevin Mirallas. Son la base del equipo y ninguno de ellos supera los 22 años. A los jóvenes les acompañan los veteranos, Van Buyten, Simmons y Sonck, prestos para el relevo generacional.

Centrales polivalentes

Vermaelen, un central zurdo, es una garantía en la salida del balón. Su pareja es Kompany, un futbolista polivalente con gran calidad. La polivalencia de ambos les conduce a otras posiciones cuando juegan Van Buyten y Simmons.

 

El doble pivote del futuro

Vertonghen y Fellaini forman un doble pivote de garantías en fase ofensiva y defensiva. Manejan las transiciones y suman en todas las facetas del juego.Vertonghen, zurdo, juega en largo, cambia de orientación el juego y llega de segunda línea. Es una amenaza en los disparos desde fuera del área. Fellaini es el jugador completo por excelencia. Rematador, sus incorporaciones al ataque crean pánico y marcan las diferencias.

Los jugones, Witsel y Defour

Pequeños, dinámicos, con cambio de ritmo y desborde uno contra uno. Su fútbol es imaginación, atrevimiento pero sin perder el respeto por el trabajo defensivo. Defour comienza en la derecha y Witsel por detrás del punta. En el sistema de Vandereycken, un 1-4-2-3-1, la línea por detrás del punta tiene movilidad constante.

Los cuatro killers

Dembelé no es un goleador, es un jugador de banda que combina las diagonales con los desbordes por banda. En la punta de lanza, Sonck, futbolista veterano, es sinónimo de gol. Está en racha y nunca ha jugado en un club de bajo nivel. Marca las diferencias. De Sutter es el sustituto de Sonck y sus virtudes son opuestas a las de éste: es una referencia para el juego directo aunque le falta dar un salto de calidad para convertirse en indiscutible. Kevin Mirallas es el candidato. Titular en los Juegos de Pekín, responde al perfil de lo que el seleccionador quiere para esa posición. Está pagando caro su inactividad con el Saint Étienne. Llegó para ser el sustituto de Gomis, pero este no salió en el mercado de verano, así que Mirallas, al que le falta rodaje, se tiene que conformar con esperar su oportunidad.