Martes, 14 de Octubre de 2008

Nadal polariza la presencia popular

EFE ·14/10/2008 - 22:22h

EFE - El presidente del Real Madrid, Ramón Calderón (c), conversa con el rumano Ion Tiriac (d), asesor del Mutua Madrileña Masters, durante el partido de la segunda jornada del Mutua Madrileña Masters Series que han disputado Rafael Nadal (i) y el lituano Ernests Gulbis, esta tarde en el Telefónica Arena de Madrid.

Fiel a su condición de gran reclamo popular, la puesta en escena del número uno del mundo de la raqueta sobre el cemento de la pista central del Telefónica Arena, promovió una notable y habitual movilización folclórica al recinto de la Casa de Campo madrileño.

Los recientes acontecimientos tenísticos no han devaluado la prestancia ni el tirón del penúltimo Masters Series de la temporada. Es ya desde hace tiempo el tenis un escaparate del gusto de las masas. Tanto del espectador popular como del que forma parte el 'famoseo'.

La semifinal de la Copa Davis contra los Estados Unidos en la Plaza de Toros de Las Ventas y, previamente y en menor medida, la final de la Copa Federación en el Club de Campo de Madrid ampliaron la oferta de los amantes del deporte y también de los curiosos. Neófitos entregados a la causa de un deporte que disfruta de las secuelas de la explosión de un fenómeno, competitivo y ya social, como Rafael Nadal.

El 'boom' generado por el tenis, un deporte enseguida propicio a la figuración y el desfile de personajes del mundo de la farándula y de otros habituales del consumo popular por su estancia en los medios, salpica a cada edición del Masters Series.

La séptima y última en el recinto de la Casa de Campo no fue una excepción. Ni aplacó el interés. Todo lo contrario. La condición de número uno del mundo anima al espectador. Le estimula. Y es el personaje popular, el famoso, el que dada su condición accede vía libre, de una forma u otra, a una localidad al sólo alcance de unos pocos elegidos cada año.

No faltaron a la puesta de largo de Nadal, por primera vez como principal cabeza de serie, ni autoridades, ni personajes del espectáculo, ni futbolistas afamados, que se turnan para repartir su estancia en los palcos del Telefónica Arena.

Es tradicional la asistencia de jugadores del Real Madrid. Raúl González alimenta su condición de fiel seguidor del balear, correspondida por las declaradas preferencias blancas del tenista. Igual que Raúl, su compañero, el holandés Royston Drenthe, un fijo desde que se comprometió con el club blanco.

El presidente, Ramón Calderón, llegó tarde. Con el partido empezado. Y ocupó un asiento anexo al del dueño del torneo, el rumano Ion Tiriac.

El director de cine Pedro Almodovar no suele dejar pasar ocasión alguna. No quiso dejar para otro día su pase. Y contempló el debut del español en el 2008. Igual que la ex modelo y actriz Mar Flores, Mar Saura, la popular 'Aída', Carmen Machi, o Paula Echevarría, de moda por la película reciente de Jose Luis Garci "Sangre de Mayo". Estuvo acompañada de su marido, el cantante David Bustamante.

Personajes del mundo de la política. Entre otros, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, que no coincidió con el ex presidente del Gobierno Jose María Aznar, acompañado de su mujer, Ana Botella.