Martes, 14 de Octubre de 2008

McCain presenta nuevas medidas antes del debate

Los dos candidatos se ven las caras esta noche en el último duelo en TV

PÚBLICO ·14/10/2008 - 22:06h

McCain intenta recuperar parte de la ventaja que le saca Obama.

Respondiendo a la iniciativa económica que el lunes presentó Barack Obama, y constatando su continuo descenso en los sondeos, John McCain propuso este martes más de su plan para sacar a EEUU de la crisis. Un contraataque que el candidato republicano debería usar en su tercer y último debate con Obama esta noche en la Universidad de Hofstra en Long Island, Nueva York.

McCain, que ha criticado a Obama por favorecer la intervención gubernamental, planteó un programa de rescate basado en los amplios recursos de Washington.

En total 52.000 millones de dólares en ayudas y desgravaciones. En el plan del senador por Arizona se incluyen: el respaldo estatal de todas las cuentas corrientes durante seis meses para restaurar la confianza en los bancos; descuentos fiscales sobre los subsidios de paro; y también sobre los fondos de pensiones, una medida pensada especialmente para el electorado de más 65 años que siente una afinidad natural por el candidato.

La iniciativa llega en un momento delicado para la campaña republicana, ahora que Obama parece confirmar su ventaja en las encuestas. "Nunca nadie en la historia ha pedido a los estadounidenses arriesgar tanto, basándose en tan poco", dijo ayer McCain hablando de su rival.

Las teorías sobre si lo de McCain es una debacle en toda regla o un bache pasajero llenan las páginas de los diarios y las horas de las tertulias políticas de los canales de noticias.

En las últimas semanas, el senador por Arizona ha multiplicado los tropiezos y se ha quedado atrás. McCain lo reconoció el lunes al asumir su papel de "no favorito" en la carrera. "Tenemos seis puntos de retraso, los medios nos han dando por perdidos ( ) pero se han olvidado de que sois vosotros los que decidís", dijo en un mitin.

La economía centrará de nuevo el debate de hoy. A juzgar por los dos precedentes, será otro intercambio correcto y formal de puntos de vista. Los ataques personales se dejan para los mítines. A estas alturas, los candidatos temen más los errores que los logros.

Noticias Relacionadas