Martes, 14 de Octubre de 2008

Un error informático vuelve a cuestionar la seguridad de Ascó

Un incidente afectó al ordenador que alerta de la presencia de gases tóxicos

JORDI SIRÉ ·14/10/2008 - 21:37h

La incertidumbre sobre la seguridad nuclear recayó el lunes en la planta número uno de Ascó. Un incidente afectó al ordenador que alerta de la presencia de gases tóxicos. "No es un ordenador de administración, sino el que controla parte del proceso de generación", admitieron fuentes sindicales, poco dadas a sobredimensionar los achaques regulares de las plantas por temor a difuminar los incidentes realmente importantes.

Según la nota hecha pública por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), en el incidente fallaron dos de los trenes de detección de posibles gases nocivos en el centro neurálgico de la central, contagiando el error al ordenador y obligando a poner en funcionamiento el sistema de ventilación de emergencia de la sala como medida preventiva.

El CSN calificó el suceso como nivel 0 en la escala internacional porque no comportó riesgo para las personas o el medioambiente. El portavoz de la campaña de energía nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo, lamentó el repetido fallo de los aparatos de medición de Ascó I y II: "En estos casos emiten señales falsas y cabe tener en cuenta que las decisiones se toman a partir de los datos que proporcionan estos ordenadores", declaró, comparando el incidente con un fallo en el cuentakilómetros de un coche.

La liberalización del sector

Para Bravo, la raíz del problema se encuentra en la liberalización del sector eléctrico vigente en nuestro país desde 1998. "Desde entonces, los propietarios de las centrales nucleares ya no pueden repercutir directamente sobre la tarifa al consumidor los costes de mantenimiento de las plantas, por lo que recortan en seguridad para maximizar los beneficios", explicó. Un ejemplo de ello fue el escape radiactivo de Ascó I en noviembre de 2007. "Entonces se saltaron la normativa y llevaron a cabo una serie de chapuzas que incumplían los protocolos para reiniciar su conexión a la red eléctrica cuanto antes", señaló Bravo.

El incidente del lunes fue el primero sometido al protocolo firmado hace cerca de tres semanas entre el CSN y la Generalitat, que obliga al primero a poner en conocimiento del centro de coordinación operativa de Catalunya (dependiente del departamento de Interior) los incidentes notificables ocurridos en las centrales nucleares catalanas. La Generalitat afirmó que "en este caso todo funcionó como estaba previsto en el acuerdo".