Martes, 14 de Octubre de 2008

La UE y Rusia intentan zanjar la crisis de Georgia

Los 27 siguen divididos sobre la postura que deben adoptar frente a Moscú

DANIEL BASTEIRO ·14/10/2008 - 21:35h

Los 27 siguen divididos sobre la postura que deben adoptar frente a Moscú

Con los ánimos más relajados desde que comenzara la guerra en Georgia, Rusia y la UE se sientan en una mesa de negociaciones en territorio neutral y bajo el amparo de las Naciones Unidas y la OSCE. Las negociaciones que dan comienzo este miércoles en Ginebra tienen por único objetivo facilitar el regreso de los refugiados y desplazados y reconstruir el país. Una conferencia internacional de donantes recaudará fondos para ello la semana que viene.

Al mismo tiempo, los 27 celebran hoy una cumbre que tratará la reanudación de las negociaciones con Moscú para un nuevo acuerdo estratégico.

 "Interrumpir el diálogo nunca es la solución", afirmó Durao Barroso

"Interrumpir el diálogo nunca es la solución, aunque mantenerlo sea difícil" aseguró ayer el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso. Barroso desgranó los intereses comerciales comunes con Rusia ante un impávido Mijaíl Saakashvili, presidente de Georgia, que repetía que el Kremlin "cometió y sigue cometiendo una ocupación ilegal de parte de Georgia que viola todos los acuerdos internacionales".

Las negociaciones de Ginebra, pactadas por el presidente de turno de la UE, Nikolas Sarkozy, con su homólogo Dmitri Medvédev, son un premio a la salida del Ejército ruso de las zonas adyacentes a Abjasia y Osetia en favor de una fuerza europea de 200 observadores en la que participan 10 españoles.

Más gestos de buena voluntad 

Georgia reclama la salida completa de Rusia de las regiones de Osetia del Sur y Abjasia, donde Moscú ha "repartido miles de pasaportes" en los últimos años. Además, el Kremlin mantiene en estas dos regiones cientos de "observadores para garantizar la paz"-así los llama Moscú- sin que organismos internacionales puedan evaluar la situación interna.

Los 27 están divididos sobre el futuro de sus relaciones con Rusia. En la cumbre de martes y miércoles, países como el Reino Unido, Suecia y Polonia pretenden exigir a Medvedev más gestos de buena voluntad tras la agresión contra Georgia, que consideran injustificable, al igual que el reconocimiento ruso de la independencia de Abjasia y Osetia del Sur.

Otros socios decisivos de la UE apuestan por normalizar las relaciones con un país del que potencias como Alemania dependen energéticamente. España, que se encuentra en el segundo grupo, cree que Rusia ya ha comprobado que "no se puede invadir ningún país sin esperar consecuencias" .

Noticias Relacionadas