Martes, 14 de Octubre de 2008

100 millones de pobres por tener que pagarse la sanidad

La OMS denuncia que las desigualdades en el acceso a los servicios sanitarios han crecido en 30 años

ANTONIO GONZÁLEZ ·14/10/2008 - 22:07h

OMS - Un médico de atención primaria examina a un bebé en una aldea de Afganistán.

La inmensa mayoría de la población mundial tiene que costearse de su propio bolsillo más de la mitad de la asistencia sanitaria que recibe, lo que acaba sumiendo en la pobreza a 100 millones de personas cada año, sin contar a aquellos que ni siquiera pueden plantearse acceder a ningún tipo de asistencia sanitaria.

Este es uno de los datos recogidos en el Informe sobre la salud en el mundo 2008 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), presentado ayer en Almaty (Kazajstán) y centrado en la atención primaria, un concepto asistencial que cumple ahora 30 años tras su nacimiento oficial en la Conferencia Internacional de Alma-Ata de 1978.

La OMS sigue apostando por la atención primaria como la principal herramienta para acabar con las desigualdades e ineficiencias de la asistencia sanitaria, aunque reconoce que, tres décadas después, “las inequidades en lo que se refiere a los resultados sanitarios y el acceso a la salud son ahora mayores que en 1978”.

“Frecuentemente la atención de salud se presta según un modelo centrado en las enfermedades, la alta tecnología y la atención especializada”, indica la OMS en su informe, “y la salud se considera un producto de intervenciones biomédicas.

El organismo añade que se desatiende el poder de la prevención, que, según sus cálculos, podría reducir en un 70% la carga de enfermedad en el mundo.

La salud como mercancía

La tendencia a gestionar la salud como un sector económico más no es ajena a la agudización de la falta de equidad. “Las inequidades en el acceso a la atención y en los resultados sanitarios suelen ser mayores cuando la salud se trata como si fuera una mercancía y la atención se orienta en función de los beneficios que rinde”, dice el informe.

Al final, según la OMS, esta tendencia acaba provocando que se practiquen pruebas de forma innecesaria y que las estancias en los hospitales sean más frecuentes y más largas, lo que a su vez provoca un aumento de los costes y la exclusión de la asistencia de aquellos que no pueden pagarla.

En este sentido, la directora general de la OMS, Margaret Chan, explicita su apoyo al modelo público de salud al señalar que son necesarias reformas que permitan “la aplicación de políticas públicas de salud en todos los sectores y el fortalecimiento de las intervenciones de salud pública transnacionales”.

Se trata, de este modo, de superar las actuales “deficiencias inadmisibles y evitables” que merman la eficacia de muchos sistemas sanitarios, y de frenar tres “males”: la globalización de los modos de vida insalubres, la urbanización no planificada y el envejecimiento de la población.

El caso de España

El informe de la OMS apenas se refiere a España, pero las principales sociedades médicas centradas en el primer nivel asistencial, la de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y la Sociedad Española de Medicina de Familia (semFYC) coinciden en la necesidad de que se invierta más en este terreno.

Además, para el presidente de SEMERGEN, Julio Zarco, tras el impulso recibido hace 30 años, la atención primaria sufre hoy en España “una cierta parálisis”, ya que por falta de voluntad política no ha logrado adaptarse a los nuevos retos sociales y demográficos, y los médicos tienen difícil hacer una labor de promoción de la salud.

En la misma línea, el presidente de semFYC, Luis Aguilera, señala que “quedan mucho por hacer”, y lamenta que se mantenga la tendencia a que la mayor parte del peso del sistema sanitario recaiga en el nivel hospitalario “en detrimento de una política más centrada en la prevención y la promoción de hábitos saludables”.

Algunas cifras 

40 años

Es la diferencia entre la esperanza de vida de los países más ricos y los más pobres. La falta de equidad es cada vez mayor, según informa la OMS.

15 euros

Es el gasto que destinan a salud, por persona y año, los países más pobres del mundo, lo que contrasta con los 4.500 euros invertidos en EEUU.

58 millones de mujeres

De las 136 millones de mujeres que, según la OMS, darán a luz este año, un total de 58 millones no contará con ningún tipo de ayuda durante el parto y el postparto, lo que pondrá en peligro su vida y la de sus niños.

Noticias Relacionadas