Martes, 14 de Octubre de 2008

Andinos ponen freno a las discrepancias y deciden intentar salvar la negociación con la UE

EFE ·14/10/2008 - 15:24h

EFE - Lamentó que los órganos de integración de la CAN no puedan participar en la reunión de hoy pese a que, en principio, fueron invitados.

Los países andinos pusieron hoy un freno a sus discrepancias y decidieron intentar salvar la negociación del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE), que amenazaba con fragmentar a los socios del grupo sudamericano.

Por ello, los presidentes de la Comunidad Andina (CAN), que hoy celebraron una Cumbre en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, acordaron solicitar a la UE una nueva cita para destrabar la negociación.

La reunión no contó con la participación del mandatario colombiano, Álvaro Uribe, por los desacuerdos diplomáticos que mantiene desde marzo pasado con Ecuador, pero delegó como representante a su viceministro de Comercio Exterior, Eduardo Muñoz.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, que convocó a la cita, señaló que aunque existen discrepancias internas, la CAN ha decidido intentar salvar la negociación con la UE, pese a que ese bloque determinó avanzar los acuerdos en materia comercial con Colombia y Perú, por separado y dejando de lado a Ecuador y Bolivia.

Los mandatarios de Ecuador, de Bolivia, Evo Morales, y de Perú, Alan García, que asistieron a la Cumbre, así como el delegado del Gobierno de Colombia, expresaron, asimismo, la necesidad de mantener la integración andina, más allá de los desacuerdos.

También decidieron convocar a Chile, que actualmente es miembro asociado de la CAN, así como a México y Panamá, que han pedido formar parte, que agilicen sus procesos de inclusión al grupo.

Correa insistió que la CAN tiene la firme posición de llevar adelante una negociación de "bloque a bloque" con Europa, pero que dadas las circunstancias, debe ajustarse a las "distintas velocidades" que imprimen cada uno de los países andinos.

De su lado, el presidente peruano señaló al finalizar la cita, que la Cumbre ha sido "excelente", porque se ha podido "dialogar mucho" y resolver las dificultades.

García recordó que en la cita se propuso solicitar una reunión con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Duaro Barroso, al que se le planteará el esfuerzo de los andinos para afirmar su derecho de "negociar en conjunto".

Esa reunión, que podría darse a finales de octubre en San Salvador, aprovechando una Cumbre Iberoamericana, permitiría -a juicio de García- destrabar la negociación.

"Espero que (esa reunión) va a ser muy productiva para sincerar los temas" de las conversaciones, para ver "si hay posibilidad de hacer una negociación conjunta con velocidades diferentes", o si la UE decide "hacerlo de manera bilateral o por grupos menores" escogidos de la CAN, indicó.

Puede ser, dijo García, que la CAN acepte la posición que asuma la UE, "o viceversa, que la posición de los países andinos sea respetada por la Unión Europea".

"Vamos a ver si es posible para el presidente Barroso de la UE, coincidir con nosotros el día 28, 29 ó 30 de este mes en San Salvador", comentó y afirmó que esa cita tendría "una enorme importancia", pues se podrían "definir las fórmulas de negociación".

Descartó que las discrepancias internas en la CAN pongan en riesgo el proceso de integración regional porque, a su criterio, la unidad andina "es independiente de los actores, de las leyes e instituciones".

"Los pueblos andinos están vinculados social, geográfica y étnicamente y su comercio se fortalece" permanentemente, lo que hace imposible que se afecte su integración, añadió García, tras insistir en que la negociación con la UE es un asunto importante para los cuatro socios de la CAN.