Martes, 14 de Octubre de 2008

Crisis de EEUU podría perjudicar búsqueda de vacuna sida: grupo

Reuters ·14/10/2008 - 19:04h

Por Wendell Roelf

Una recesión en Estados Unidos podría disminuir el financiamiento para la investigación del sida e impedir que se logre encontrar una vacuna para la enfermedad, señaló el martes un miembro importante de un grupo que encabeza el estudio sobre la inmunización contra el VIH.

Estados Unidos es uno de los países más importantes en la investigación de la vacuna contra el sida.

Según datos publicados en una conferencia global sobre la vacuna para el sida, realizada en Ciudad del Cabo, el Gobierno estadounidense contribuyó con 659 millones de dólares o el 69 por ciento de los fondos destinados a su estudio en el 2007.

Pero el temblor financiero reciente aumentó los temores de que la economía más rica del mundo pueda entrar en recesión, lo que impulsaría a las autoridades y al sector privado a reducir el financiamiento de un amplio rango de programas, incluidos los de la investigación sobre el sida.

"Si hay una detención en la economía tendrá un impacto potencialmente negativo en la financiación para la ciencia en general y para la investigación de la vacuna contra el VIH en particular", dijo a Reuters Alan Bernstein, director ejecutivo de Global HIV Vaccine Enterprise (Iniciativa Global de la Vacuna contra el VIH).

La conferencia, que reúne a muchas de las personas más importantes relacionadas con la investigación del VIH, se produce luego de un año en que los científicos vieron desmoronarse los planes de análisis humano amplio sobre dos de los prototipos de vacuna más prometedores.

Los fracasos se debieron a preocupaciones de seguridad.

El virus del sida infecta actualmente a alrededor de 33 millones de personas en todo el mundo y ha causado la muerte de entre 23 y 25 millones desde que se identificó, en la década de 1980.

Si bien los cócteles de medicamentos antirretrovirales pueden controlar el virus, no existe cura para la enfermedad.

Las dos vacunas que fallaron, una desarrollada por el gigante farmacéutico Merck y otra por investigadores del Gobierno de Estados Unidos, apuntaban a combatir el sida atacando a las células T, para atrapar al virus y detener o desacelerar el avance de las dolencias vinculadas con el VIH.

Los resultados preliminares de un ensayo amplio con seres humanos sobre el producto de Merck fueron desalentadores y los datos mostraron que la vacuna habría vuelto a algunas personas más propensas a la infección con VIH, lo que generó la detención de las pruebas y la reconsideración del modelo.

Pese a la desilusión que implicó para los científicos, los resultados no condujeron a un abandono completo de las pruebas en busca de la vacuna.

Dos inmunizaciones desarrolladas en Sudáfrica serán evaluadas a comienzos del año que viene para ver si son seguras para futuros ensayos con humanos, como parte de un esfuerzo conjunto entre investigadores sudafricanos y estadounidenses.

Sudáfrica presenta la mayor carga de VIH/sida del continente africano.

Bernstein dijo que era crucial que las grandes compañías farmacéuticas inviertan más en la investigación de la vacuna.

"Creo que no tendremos una vacuna sin el compromiso significativo de la industria", agregó Bernstein.