Martes, 14 de Octubre de 2008

La ‘Banlieue’ saluda a Travolta

Una acción de sabotaje obliga a suspender el rodaje del nuevo filme de JLuc Besson en una barriada de París

Andrés Pérez ·14/10/2008 - 20:30h

EFE - John Travolta en una imagen de archivo.

El rodaje del último filme de Luc Besson -From Paris with Love-, que tiene a John Travolta como estrella y que acababa de iniciarse en un barrio popular francés de los más insurrectos durante las revueltas de la Banlieue, tuvo que ser suspendido ayer por la productora francesa Europacorp. Y por una razón de peso: un grupo no identificado le pegó fuego a diez de los coches que debían aparecer en pantalla, como advertencia de que algo no estaba funcionando como debía en el desembarco de las estrellas de Hollywood.

Varios medios internacionales eufóricos e ingenuos habían exultado la semana pasada. "¿Travolta puede traer la esperanza a las barriadas olvidadas?", se había atrevido a publicar The Independent. Como si el actor cienciólogo y los proyectores de Hollywood fueran la solución para los problemas sociales de Europa. Como si las Banlieues desheredadas de la Francia de Sarkozy lo que estuvieran pidiendo es polvo de estrellas.

Empezaba el rodaje de un filme con John Travolta, además de la presencia de Jonathan Rhys Meyers, en varios puntos de Francia. Tras una semana en la apacible Annecy (este del país), los aventureros agentes secretos o policías duros que protagonizan el filme, tenían que intervenir ante las cámaras en la Cité des Bosquets. Es uno de los arrabales más difíciles de la región metropolitana de París, en el muncipio de Montfermeil.

Tensión permanente

Allí tuvieron lugar algunos de los disturbios más duros de la célebre insurrección de las barriadas de 2005, y desde entonces está bajo tensión permanente. Las barreras y torres de inmuebles y la población meteca ofrecen, para los adeptos a la iconología hollywoodiana del mundo, la imagen ideal del arrabal peligroso por antonomasia, sobre todo desde que Fox News dijera que Francia estaba al borde de la "guerra étnica".

Los jóvenes del barrio no se contentaron con lo que les pagaban 

En realidad, como tantos otros en Francia, es un barrio popular donde las madres y padres de familia -de todos los colores, por cierto- tienen que pelear a diario tanto contra la vida cara como contra las mafias y contra los prejuicios de la policía de Nicolás Sarkozy.

La quema de diez coches previstos para el rodaje de From Paris with Love, el domingo por la noche, obligó ayer a la productora de Luc Besson, a aterrizar duramente en la realidad: de momento no puede rodar en la Cité des Bosquets.

No puede rodar porque, pese a haber distribuido generosamente contratos de extra o figurante, y pese a la empresa de vigilantes jurados -que también distribuyó dinero, según varios habitantes- , la subasta ha subido. Al saber que el presupuesto era de 38 millones de euros, los jóvenes no se contentaron con la tarifa mínima. Y los coches ardieron.

No es la primera vez que Hollywood topa con la realidad de la Banlieue francesa. En 2001, los productores de La identidad Bourne, con Matt Damon, pagaron sumas considerables a los jóvenes de un barrio popular de París, el de Belleville, a cambio de su neutralidad ante el rodaje. "Se mostraban violentos y enseguida llegaba un miembro del equipo con un fajo de billetes y les daba un brazalete de miembro del equipo de seguridad", explica un líder asociativo del barrio. No es seguro que Luc Besson incurriera tan excesivamente en el mismo error, pero sí que el contacto de los millones de Hollywood con la realidad social es cada vez más difícil. 

Noticias Relacionadas