Martes, 14 de Octubre de 2008

El Consejo de Seguridad renueva el mandato de la misión de la ONU en Haití

EFE ·14/10/2008 - 19:41h

EFE - Soldados brasileños de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) distribuyen víveres durante una actividad comunitaria en el sector de Cité Militaire, en Puerto Príncipe (Haití).

El Consejo de Seguridad de la ONU renovó hoy por un año el mandato de la Misión de Estabilización de la ONU para Haití (MINUSTAH) para que asista en el progreso de la democratización del país y el mantenimiento de la seguridad.

Los quince miembros del máximo órgano adoptaron por unanimidad la resolución, que amplía hasta el 15 de octubre de 2009 la presencia de los cascos azules en el país más pobre del continente americano.

El texto reconoce el progreso del país en el fortalecimiento de sus instituciones, solicita una mayor contribución internacional a su reconstrucción y "condena con firmeza las graves violaciones cometidas contra menores afectados por la violencia armada".

Mantiene el tamaño del contingente militar en 7.060 miembros y el policial en 2.091, al tiempo que anima a seguir adelante con el plan de reforma de la policía nacional haitiana para que en un futuro pueda asumir el mantenimiento de la seguridad.

La resolución vuelve a invocar el Capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas, pese a que el Gobierno haitiano pidió que se retirara la mención a ese apartado, que autoriza el uso de la fuerza.

El presidente de Haití, René Preval, señaló en una carta transmitida la semana pasada al Consejo que eliminar la mención al Capítulo VII reconocería "la evolución del contexto político" desde la llegada de los cascos azules en 2004.

El mandatario recordó en la misiva que el Gobierno actual fue electo democráticamente, que el Estado ejerce la autoridad en todo el territorio nacional y que se ha restaurado la seguridad con ayuda de MINUSTAH.

En ese sentido, la resolución reafirma la labor de asistencia de la misión de Naciones Unidas a la evolución política del país, a la reconstrucción de sus instituciones y al proceso de reconciliación nacional que se lleva a cabo.

Por ello acoge con beneplácito la reciente formación de un nuevo Gabinete bajo la dirección de la primera ministra Michèle Pierre-Louis.

Así mismo, el Consejo reconoce la dificultad que supone la devastación sufrida por el país caribeño en esta temporada de huracanes, que se suma a la precariedad de su situación económica, que a su vez se ha visto agravada por el encarecimiento de los alimentos en el mercado global.

Los tres huracanes y la tormenta tropical que azotaron en agosto a Haití causaron al menos 337 muertos y afectaron a 800.000 personas, que dependen en buena parte de la asistencia humanitaria para sobrevivir, según datos de Naciones Unidas.