Martes, 14 de Octubre de 2008

La vitamina D previene algunas infecciones de la piel

Reuters ·14/10/2008 - 16:41h

Un pequeño estudio sugiere que el uso de suplementos de vitamina D aumentaría la producción normal de una sustancia química protectora en la piel y ayudaría a prevenir las infecciones cutáneas frecuentes en las personas con dermatitis atópica.

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel que afecta al entre el 10 y el 20 por ciento de los niños y a entre el 1 y el 3 por ciento de los adultos. Se caracteriza por producir picazón grave, enrojecimiento y descamación localizados.

Con el tiempo, puede causar modificaciones crónicas por el rascado y el roce constante.

La dermatitis atópica aumenta el riesgo de los pacientes de padecer infecciones cutáneas por estafilococo aureus y los virus del herpes y la viruela.

Estudios recientes sugieren que eso estaría asociado con una deficiencia inmunológica, en especial, con la incapacidad de aumentar la producción de la proteína antimicrobiana catelicidina.

El equipo dirigido por la doctora Tissa R. Hata, de la University of California en San Diego, La Jolla, halló que los suplementos con vitamina D corregían el problema.

El estudio incluyó a 14 pacientes con dermatitis atópica moderada a grave y a 14 "controles" sanos. Los autores evaluaron si 4.000 unidades internacionales de vitamina D por día durante tres semanas mejoraban el nivel de catelicidina en la piel.

El análisis de las muestras de piel demostró que el uso de vitamina D elevó significativamente los niveles de catelicidina en la piel afectada de pacientes con dermatitis.

Las muestras del grupo de control y de piel sana de los pacientes enfermos revelaron también un aumento de la catelicidina, pero menor que en la piel afectada.

Para el equipo, se necesitan estudios más grandes y prolongados sobre la incidencia y los riesgos de las infecciones en personas atópicas tratadas con suplementos de vitamina D "para conocer si el aumento de la catelicidina sirve para prevenir infecciones en esos pacientes".

FUENTE: Journal of Allergy and Clinical Immunology, 3 de octubre del 2008