Martes, 14 de Octubre de 2008

Los probióticos no aliviarían el eccema: estudio

Reuters ·14/10/2008 - 16:33h

Una revisión de los mejores estudios disponibles hasta ahora concluyó que no existe evidencia de que los probióticos alivien los síntomas molestos del eccema y reveló que existen pruebas de que la terapia podría producir infecciones y alteraciones intestinales.

El eccema es una inflamación cutánea con enrojecimiento y picazón que afecta a hasta el 20 por ciento de los niños, explicó el equipo dirigido por el doctor Robert John Boyle, del Royal Children's Hospital, en Parkville, Australia.

Los hallazgos de los expertos fueron publicados en The Cochrane Library, de Cochrane Collaboration, una organización internacional que evalúa la investigación clínica.

Estudios previos demostraron que el entorno bacteriano en los intestinos de los pacientes con eccema es distinto al de las personas sin la enfermedad de la piel, lo que elevaba la posibilidad de que cambiar ese entorno mediante el uso de probióticos o bacterias "buenas" ayudase a tratar la dolencia.

Aunque algunos médicos recomiendan los probióticos para tratar el eccema, existe controversia sobre esa terapia y hay evidencia de efectos secundarios peligrosos.

Para investigarlo, el equipo revisó 12 ensayos aleatorios controlados que compararon probióticos con placebo en un total de 781 niños con eccema.

La calidad de los estudios fue variada y el análisis general sugirió que los probióticos no eran efectivos.

Tampoco se observó una reducción significativa de la gravedad de la enfermedad ni una mejora de la calidad de vida, mientras que ningún estudio demostró una disminución del ausentismo escolar o laboral.

Aunque no se pudo deducir un efecto positivo de los tratamientos estudiados, agregó el equipo, "es probable que sea leve".

Muchos estudios no proporcionaron información sobre los efectos secundarios, pero en el pequeño grupo que sí los describió, el equipo no halló diferencias significativas entre los grupos tratados con probióticos o placebo.

"El tratamiento con probióticos suele ser seguro, aunque puede producir efectos adversos, como sepsis e isquemia intestinal. Es difícil medir el riesgo exacto de esos efectos, pero es probable que sea muy bajo en la mayoría de los pacientes", escribieron los autores.

En el comunicado que acompaña al estudio, Boyle concluyó: "Más estudios sobre el uso de probióticos para tratar el eccema aclararían si ciertas cepas probióticas son más efectivas para controlar la gravedad y los síntomas de eccema que las cepas estudiadas hasta ahora y evaluarían su efectividad en adolescentes y adultos".

FUENTE: The Cochrane Library 2008