Martes, 14 de Octubre de 2008

La OMS pide a los gobiernos que se centren en la atención básica

Reuters ·14/10/2008 - 16:09h

Por Laura MacInnis

Casi 60 millones de mujeres darán a luz sin asistencia médica este año, dijo el martes la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un informe que pide una revisión de la financiación y la gestión de los servicios sanitarios en todo el mundo.

El organismo de Naciones Unidas señaló en su Informe sobre Salud en el Mundo que los miles de millones de dólares dedicados a combatir epidemias como el sida habían desviado la atención de los cuidados básicos para madres e hijos.

La diferencia en la expectativa de vida entre los países más ricos y los más pobres todavía supera los 40 años, dijo el informe, cuyo lanzamiento coincide con la crisis económica mundial, que podría congelar los flujos de ayuda y recortar los presupuestos gubernamentales para atención sanitaria.

Cerca de 58 millones de las 136 millones de mujeres que tendrán bebés este año carecerán de ayuda médica durante y después del parto, según el texto.

La medicina cada vez más técnica y especializada en las naciones ricas también ha excluido y empobrecido a millones de pacientes, mostrando las fallas del "laissez-faire" gubernamental en salud, según la directora general de la OMS, Margaret Chan.

"Estamos, en efecto, alentando a los países a volver a lo básico", manifestó Chan en una introducción al informe.

El texto estimó que centrarse más en la prevención y en la promoción de la salud, a través de vacunas y programas para mejorar la nutrición, podría llevar a un recorte de la carga mundial de enfermedades de un 70 por ciento.

Y pese a las grandes sumas de ayuda internacional para programas como la lucha contra el sida, la tuberculosis, la malaria y otras enfermedades letales en los países en desarrollo, la OMS dijo que la atención de calidad seguía siendo escasa fuera de esas áreas específicas.

"La inversión desproporcionada en un número limitado de programas de enfermedades consideradas como prioridades mundiales en países que son dependientes del apoyo exterior ha desviado los recursos limitados de los ministerios de salud de su papel primordial", indicó el reporte.

ATENCION MEDICA FRAGMENTADA

La atención médica en el mundo rico también se ha fragmentado peligrosamente, según el texto, que añadió que los empleados sanitarios de atención primaria deberían evaluar mejor las necesidades del paciente, en lugar de derivarlo a costosos especialistas.

"Esto contribuye a la ineficacia, restringe el acceso y priva a los pacientes de posibilidades de un cuidado global", señaló el informe.

"En demasiados casos, las personas que tienen medios y generalmente son más saludables cuentan con el mejor acceso a la mejor atención, mientras que los pobres tienen que valerse por sí mismos", añadió el texto.

Los cuidados destinados a la obtención de ganancias han incrementado también el uso de pruebas y procedimientos innecesarios, conducido a estancias hospitalarias más largas y frecuentes, elevado los costos y excluido a aquellos que no pueden pagar, reveló la agencia con sede en Ginebra.

El gasto gubernamental anual en salud varía desde apenas 20 dólares a más de 6.000 dólares por persona.

Más de 100 millones de personas al año caen por debajo de la línea de la pobreza debido a los gastos sanitarios que tienen que asumir y unos 5.600 millones de personas tienen que pagar más de la mitad de sus gastos sanitarios.

Chan añadió que los gobiernos tienen la responsabilidad de extender la atención médica a todas las personas que la necesitan y de respaldar la buena salud de la comunidad a través de la educación, la alimentación y los estándares de seguridad, además del agua potable y los servicios sanitarios.

La funcionaria advirtió que el acceso inequitativo a la asistencia sanitaria podría erosionar la estabilidad social en muchos países vulnerables.

"Un mundo que está ampliamente desequilibrado en términos de salud no es ni estable ni seguro", concluyó Chan.