Martes, 14 de Octubre de 2008

El Ministerio Fiscal quiere evitar que Miguel Ricart salga de la cárcel en 2011

El único detenido por el crímen de Alcàsser fue juzgado por el Código Penal de 1973. La Fiscalía pide que se le aplique la doctrina Parot para mantenerlo en prisión hasta 2023.

AGENCIAS ·14/10/2008 - 17:45h

La Fiscalía ha remitido a la sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia, que condenó en 1997 a Miguel Ricart a 170 años de cárcel por el rapto, la violación y asesinato de las tres niñas del municipio valenciano de Alcàsser, un escrito en el que muestra su oposición a que el único condenado por el triple crimen salga de prisión en 2011.

La Fiscalía pide que se le aplique la doctrina Parot para mantenerlo en prisión hasta 2023, según confirmaron fuentes del ministerio público.

La citada doctrina es el nuevo sistema de redenciones de pena que el Tribunal Supremo estableció en el caso del preso de ETA Henri Parot, en el que acordó que los beneficios penitenciarios debían aplicarse de forma sucesiva sobre sus múltiples condenas individuales y no sobre el máximo de 30 años de cumplimiento, como se hacía hasta ese momento.

Ricart fue juzgado y condenado por el Código Penal de 1973, que recoge, entre otras medidas, un día de descuento de condena para el preso por cada dos de trabajo.

Mediante dicha doctrina, la redención de penas se le aplicaría sobre cada una de sus condenas de forma individual, y no sobre el máximo de 30 años que puede permanecer encarcelado. De esta manera Miguel Ricart permanecería en prisión hasta 2023.

Ahora, es la Sala la que tendrá que tomar una decisión tras la oposición de Fiscalía, aunque ya en 2006 el tribunal dictó una providencia por la que consideraba que no era aplicable esta doctrina a Ricart, que cumple condena en la prisión de Zuera (Zaragoza) por la muerte de Miriam García, de 14 años; Antonia Gómez, de 15, y Desirée Hernández, de 14 años.

Ricart fue condenado en 1997 por la Sección Segunda de la Audiencia de Valencia a un total de 170 años de prisión por el secuestro, la tortura, la violación y el asesinato de tres niñas en Alcásser.

Es a esta sala a la que corresponde ahora pronunciarse sobre la conveniencia de aplicar la doctrina del Supremo, según las citadas fuentes.