Martes, 14 de Octubre de 2008

Alteración de la visión es dos veces más común en los diabéticos

Reuters ·14/10/2008 - 13:45h

La pérdida de visión es casi dos veces más común entre los adultos estadounidenses con diabetes que entre los que no padecen esa enfermedad, según reveló una investigación.

En un estudio sobre más de 13.000 estadounidenses, la doctora Xinzhi Zhang y colegas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) encontraron que el 11 por ciento de los adultos con diabetes tenían algún grado de alteración visual.

Eso, en comparación con el 5,9 por ciento de los que no tenían diabetes.

Las personas con alteración visual tienen una visión anormal incluso con la ayuda de lentes correctores. La diabetes es un factor de riesgo bien establecido, debido en gran parte a una complicación conocida como retinopatía diabética, una enfermedad ocular causada por daños en los diminutos vasos sanguíneos que irrigan la retina.

Las personas con diabetes también tienen un aumento de las tasas de glaucoma y cataratas, los cuales pueden conducir a pérdida de visión.

De los 1.237 adultos estadounidenses con diabetes del estudio, aproximadamente el 4 por ciento tenía alteración visual no corregible, mientras que alrededor del 7 por ciento presentaba pérdida visual reparable, es decir una alteración causada por una córnea deformada.

En comparación, el 1,4 por ciento de los adultos sin diabetes tenía pérdida irreparable de la visión, mientras que el 4,5 por ciento registraba una alteración corregible.

Los expertos recomiendan que las personas con diabetes se hagan un examen ocular al menos una vez por año para detectar la retinopatía diabética y otros trastornos oculares de manera temprana, cuando son más tratables.

Un buen control de la glucemia y de la presión arterial también ayudan a prevenir dichas complicaciones oculares.

Según el equipo de Zhang, los hallazgos actuales subrayan la importancia de mejorar el acceso de los estadounidenses a la atención ocular.

La diabetes es particularmente común entre los afroamericanos y los estadounidenses hispanos, que tienen una probabilidad menor que los blancos de disponer de una fuente regular de atención sanitaria.

A medida que envejece la población estadounidense y cambia su demografía, el problema de la alteración de la visión "puede aumentar espectacularmente", observaron los investigadores.

FUENTE: Archives of Ophthalmology, octubre del 2008