Martes, 14 de Octubre de 2008

Estudio a largo plazo confirma los riesgos cardíacos de Vioxx

Reuters ·14/10/2008 - 13:24h

Por Julie Steenhuysen

Un análisis a largo plazo sobre personas que tomaron el medicamento para la artritis llamado Vioxx confirmó que la medicación duplica el riesgo de accidentes cerebrovasculares (ACV) y ataques cardíacos, informaron investigadores.

Sin embargo, el riesgo desaparecía un año después de que los pacientes abandonaban el fármaco, retirado del mercado en el 2004.

En tanto, otras medicinas de la misma clase de analgésicos, conocidos como inhibidores de la Cox-2, causarían daños similares, señaló el equipo.

"La buena noticia es que los datos sugieren que el riesgo no dura para siempre. Retrocede a lo normal después de un año de seguimiento", dijo el doctor Robert Bresalier, del Centro del Cáncer M.D. Anderson de la University of Texas, cuyo estudio fue publicado en la revista Lancet.

Los datos de seguridad de este mismo estudio en el 2004 encendieron la alerta de que Vioxx aumentaba el riesgo de ataque cardíaco y ACV, lo que llevó al fabricante Merck & Co Inc a retirar el popular analgésico de la venta.

Merck tuvo que enfrentar demandas por millones de dólares por parte de pacientes que reclamaban haberse visto perjudicados por el consumo del medicamento.

El estudio, denominado Approve, observó los efectos de tres años de tratamiento con Vioxx, o rofecoxib, en 2.587 pacientes. Se controlaron los efectos colaterales durante el uso del fármaco y dos semanas después de discontinuarlo.

La investigación incluyó la información de un año de seguimiento sobre los pacientes que dejaban de tomar la medicación debido a efectos secundarios cardíacos.

Los participantes que consumían Vioxx tenían alrededor del doble de riesgo de padecer un ataque al corazón o un ACV que aquellos que recibían una píldora placebo, indicó el autor.

PARA MERCK SE TRATA DE DATOS LIMITADOS

Merck señaló que los resultados generales eran consistentes con los del estudio original, pero agregó que no todos los pacientes pudieron recibir seguimiento después de que abandonaron el fármaco y que el análisis no tuvo en cuenta otros riesgos cardíacos.

La compañía manifestó en un comunicado que cree que la investigación, "que empleó datos limitados de un estudio finalizado de manera prematura, debe ser interpretado con mucho cuidado y en el contexto del resto de la información del programa de desarrollo clínico extensivo para Vioxx".

Bresalier dijo que la cantidad de estudios realizados desde la aparición de la advertencia inicial sobre la seguridad de Vioxx sugieren que otros inhibidores de la Cox-2, como Celebrex de Pfizer Inc, o celecoxib, y los antiinflamatorios no esteroides (AINE) como el ibuprofeno, también implican un mayor riesgo para la salud.

"Creo que los datos ahora sugieren que este es un efecto de clase", indicó el autor.

Los inhibidores de la Cox-2 fueron diseñados para ser más seguros que los AINE, entre los que también se encuentra la aspirina y el naproxeno y que pueden ocasionar sangrado gastrointestinal potencialmente letal.

"Parece haber un incremento del riesgo con la mayoría de estos antiinflamatorios no esteroides. Esto no implica que no sean medicamentos buenos. Es sólo que hay cierto aumento del riesgo del que tenemos que ser conscientes", señaló el experto.

Vioxx había generado ventas por 2.500 millones de dólares un año antes de ser retirado del mercado estadounidense. Celebrex de Pfizer aún se sigue comercializando.