Martes, 14 de Octubre de 2008

Los incendios amenazan cientos de casas en Los Ángeles

Reuters ·14/10/2008 - 07:38h

Dos incendios forestales intensificados por el viento devoraron el lunes las faldas de los cerros y cañones en la parte norte de Los Ángeles, destruyendo docenas de viviendas y amenazando cientos de casas más.

En los primeros grandes incendios de la temporada en el sur de California, un indigente que dormía entre cajas de cartón debajo de un paso subterráneo arrasado por las llamas fue hallado muerto junto a su perro, dijeron las autoridades.

Otra persona murió en una colisión en una autopista envuelta por el humo mientras la policía intentaba cerrar la carretera.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, declaró el estado de emergencia en los condados de Los Ángeles y Ventura, disponiendo recursos estatales adicionales para los departamentos locales de bomberos.

El primero de los dos focos de incendios apareció en la madrugada del domingo en el límite del Bosque Nacional de Los Ángeles y para el lunes al mediodía había calcinado unas 2.023 hectáreas de arbustos secos y chaparrales en el extremo noreste del Valle de San Fernando.

Las autoridades ordenaron la evacuación de 1.200 residentes de unas 450 viviendas amenazadas por las llamas y las brasas avivadas por los vientos de Santa Ana que soplaban desde el desierto, mientras el humo llenaba el aire.

Otro foco diferente apareció el lunes en las faldas de montañas varios kilómetros al oeste, provocando la evacuación de cientos de hogares más. Las autoridades dijeron que un flanco de ese incendio estaba amenazando un área de unos 1.500 viviendas.

"Es una situación muy peligrosa", dijo el jefe de bomberos del condado de Los Ángeles, Michael Freeman.

Más de 1.000 bomberos de la ciudad de Los Ángeles, del condado y del Servicio Forestal Nacional luchaban contra los incendios, junto con helicópteros y aviones que lanzaban agua sobre las zonas afectadas.

En octubre del año pasado, 30 focos arrasaron el sur de California, dejando 12 muertos, más de 500.000 evacuados, y destruyendo o dañando unas 2.000 viviendas.

/Por Steve Gorman y Alex Dobuzinskis/