Martes, 14 de Octubre de 2008

El Gobierno ofrece a Garzón ayuda del Instituto de Toxicología para las identificaciones

EFE ·14/10/2008 - 13:46h

EFE - Asistentes al homenaje celebrado en Málaga a los setenta y tres guardias civiles y más de un centenar de carabineros fusilados en febrero de 1937 por permanecer leales a la República se reúnen en torno a una de las fosas comunes halladas en el cementerio de San Rafael, en el que se ha encontrado el mayor número de fosas comunes de España, con restos de más de cuatro mil cuatrocientas personas.

El Gobierno ha puesto a disposición del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón los servicios del Instituto Nacional de Toxicología para que sea la referencia en la identificación de los desaparecidos durante la Guerra Civil y el franquismo, según ha informado el Ministerio de Justicia.

El ofrecimiento del Gobierno se produjo ayer, a través de un escrito enviado a Garzón, quien hoy previsiblemente decidirá si es competente para investigar la denuncia de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) para que se investiguen las desapariciones durante los años de la Guerra Civil (1936-39) y la dictadura franquista (1939-75).

En la carta remitida al juez de la Audiencia Nacional, Justicia pone a su disposición los servicios del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) para ayudar en la identificación de las víctimas, en cumplimiento de la Ley 52/2007, que reconoce y amplía los derechos de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura.

El articulo 12 de dicha ley establece que el Gobierno deberá elaborar asimismo, en colaboración con todas las administraciones públicas, un protocolo de actuación científica y multidisciplinar que asegure la cooperación institucional y la adecuada intervención en las exhumaciones.

Según el Ministerio de Justicia, del que depende el Instituto Nacional de Toxicología, este organismo ha atendido las solicitudes de auxilio en la identificación de las víctimas de la guerra civil y el franquismo, formuladas por los familiares.

Asimismo, Justicia destaca que el Instituto Nacional de Toxicología ha desarrollado trabajos, a petición de la autoridad judicial, en la identificación genética de restos de más de setenta años de antigüedad hallados en fosas comunes de distintas zonas del territorio del Estado.

Este Instituto ha trabajado recientemente en la identificación de los restos de los pasajeros del avión de Spanair, siniestrado el pasado 20 de agosto en el aeropuerto de Barajas, realizando los análisis de ADN a 62 muestras que le fueron confiadas para su investigación.

Además, los especialistas del INTCF participaron en las labores de identificación realizadas tras los atentados del 11-M.