Martes, 14 de Octubre de 2008

El Gobierno belga presenta un presupuesto sin déficit y con margen para las medidas sociales

EFE ·14/10/2008 - 13:03h

EFE - La viceprimer ministra y responsable de Asuntos Sociales, Laurette Onkelinx.

El Gobierno belga ha acordado esta mañana un proyecto de presupuesto para 2009 sin déficit y con margen para nuevas medidas sociales, pese al gran esfuerzo económico realizado por el país para salvar de la quiebra a varias entidades bancarias.

Las negociaciones se prolongaron durante toda la noche, y el acuerdo finalmente alcanzado sobre las 05.00 GMT horas permitirá al primer ministro, Yves Leterme, presentar esta tarde las cuentas ante el Parlamento.

En los últimos cuatro días las negociaciones fueron continuas a la búsqueda de 2.000 millones de euros para evitar el déficit presupuestario.

El equilibrio final ha sido posible gracias a varias medidas no habituales, entre las que destaca la petición a las regiones del país para que aporte 800 millones de euros a las cuentas del Gobierno federal.

Sin embargo, Flandes, la región más rica, mantuvo durante todo el proceso de negociación y al término del mismo que no podrá aportar de forma directa los 500 millones de euros que se le demandan, de modo que la concertación habrá de continuar en los próximos días.

El ministro belga de Finanzas, Didier Reynders, mostró su confianza en la resolución del escollo "con la buena voluntad de una parte y de otra" -en referencia a Valonia, la segunda región más importante del país-, en declaraciones a la agencia Belga.

La viceprimer ministra y responsable de Asuntos Sociales, Laurette Onkelinx, declaró que la región valona "estaba dispuesta a ayudar al Estado federal" a aplicar sus medidas sociales, y añadió que estaba segura de que Flandes "también iba a colaborar".

Las medidas sociales que el Gobierno prevé poner en marcha estarán destinadas a mantener el poder adquisitivo de los trabajadores con salarios bajos, de los pensionistas y de otros ciudadanos con subsidios, como los enfermos crónicos, los pacientes de cáncer y de otras enfermedades consideradas "prioritarias".

Estas medidas contarán con un margen presupuestario de 1.000 millones de euros, y entre otras incluyen la distribución de cheques para pagar electricidad, gas y gasóleo para calefacción; o aumentar la indexación de los salarios ya vigente en el país, que ajusta automáticamente los sueldos a la inflación de manera periódica.