Martes, 14 de Octubre de 2008

Soria explicará a los asesores de Obama y McCain cómo funciona la sanidad española

El ministro de Sanidad defenderá el viernes en Washington la eficiencia del Sistema Nacional de Salud

ANTONIO GONZÁLEZ ·14/10/2008 - 12:41h

Bernat Soria.

El ministro de Sanidad, Bernat Soria, se reunirá este viernes en Washington con los asesores de Barack Obama y John McCain, los candidatos a la Presidencia de Estados Unidos, para explicarles las claves del funcionamiento del Sistema Nacional de Salud con el fin de que puedan utilizar parte del modelo español para mejorar la eficiencia de la sanidad estadounidense.

“No sólo podemos estar orgullosos de nuestro sistema sino también defenderlo, ya que no es un tema de color político, sino de eficiencia”, explicó Soria este martes durante su intervención en Madrid en el Foro de la Nueva Sociedad.

La reunión, por la que Soria se perderá su primer Consejo de Ministros, se celebrará en el marco de un encuentro científico organizado por la entidad Patient-Centered Primary Care Collaborative, una entidad que agrupa a 300.000 médicos, además de directivos del sector sanitario y organizaciones de pacientes. En concreto, en el transcurso del encuentro, al que también asiste el ex ministro de Sanidad británico Gerald Malone, Soria mantendrá una reunión con Thomas Miller y Nicole Lurie, asesores en materia sanitaria de McCain y Obama respectivamente.

En la reunión el ministro explicará Miller y Lurie cómo, a partir de la Ley General de Sanidad de 1986, España ha conseguido articular un sistema público de salud que establece una cobertura universal garantizando la equidad, la eficiencia, y una de las carteras de servicios más amplias del mundo, todo ello con un coste por habitante y año que es una tercera parte del invertido en Estados Unidos (EEUU).

“EEUU es la primera potencia del mundo en muchas cosas, pero no en salud, ya que se gasta tres veces más por habitante que en España (6.000 dólares por habitante y año en EEUU frente a unos 2.000 dólares en España). Aquí conseguimos mucho más gastándonos tres veces menos, porque en EEUU 47,5 millones de personas están fuera del sistema al no tener seguro médico”, indicó Soria, que dejó claro que en EEUU “ni cuando uno tiene seguro médico tiene acceso a la cartera de servicios que tiene cualquier ciudadano español; nuestro sistema es más eficiente y ofrece mejor cartera de servicios”.

En este sentido, el titular de Sanidad indicó que si un español tuviera que irse a vivir a EEUU con su familia tendría que desembolsar unos 700 dólares al mes para contratar un seguro médico que en España no es necesario. “Por tanto, en términos de salario, cada familia española está recibiendo 700 euros extra si comparamos los dos países. Es cierto que nuestros salarios no son tan altos como los norteamericanos, pero también es cierto que si tengo que irme a EEUU, de entrada tengo que poner 1.000 dólares más de mi salario mensual para poder tener acceso a una cartera de servicios que es peor que la que tengo aquí”, agregó.

Por otro lado, Bernat Soria defendió la repercusión que un sistema sanitario de calidad acaba teniendo sobre la economía de un país, hasta el punto de que cada gasto que se realiza en salud acaba generando un 40% de riqueza. Además, explicó que un aumento del 10% en la esperanza de vida produce un aumento en la tasa de crecimiento económico de un país del 0,35% por año.

No al copago por jubilados

En el marco de su intervención, Soria se refirió también al consumo de fármacos, que es en España “demasiado alto”, aunque descartó la posibilidad de que los jubilados, el colectivo que más gasta en fármacos, tengan que afrontar ningún tipo de copago de los medicamentos, como sí ocurre con la población activa.

“Me he planteado este tema [el copago] con los consejeros de Sanidad, lo que ocurre es que la experiencia de otros países europeos no es positiva”, señaló el ministro, que recordó que cuando Francia o Alemania han introducido el copago en la factura hospitalaria no han resuelto el problema del gasto ni aumentado la eficiencia.

En el caso del copago farmacéutico por parte de los jubilados, reconoció que han “hecho números”, y que acometer una medida de este tipo supondría un ahorro de unos 1.000 millones de euros anuales, aunque descartó poner en marcha una medida de este tipo porque no sería “correcto” con quienes se han pasado toda la vida trabajando para conseguir que toda la población viva mejor.