Martes, 14 de Octubre de 2008

Ya clasificada, España solo necesita un empate para terminar de primera del grupo

EFE ·14/10/2008 - 00:01h

EFE - Los jugadores de la selección de fútbol sala de España participan de los actos protocolarios en el previo al partido valido por la segunda fase del Mundial de Fútbol Sala Brasil 2008 contra el equipo de Argentina, disputado ayer.

La selección española, ya clasificada para las semifinales, disputará mañana su tercer y último partido de la segunda fase del Mundial de Fútbol Sala contra Paraguay, equipo que necesita ganar y esperar una carambola de resultados.

Los jugadores que dirige José Venancio López confirmaron que su evolución en el torneo, han ido a más y se aseguraron la clasificación el domingo tras vencer en un trabajado encuentro (2-1) a Argentina, gracias a dos goles conseguidos por Fernandao y Ortíz.

El único aliciente frente a la selección guaraní será intentar asegurar la primera posición del grupo, lo que significaría evitar a Brasil en semifinales. Para ello, España únicamente necesita un empate en el partido de mañana.

El entrenador español, quien con seguridad dará descanso a los jugadores que más minutos han tenido en este Mundial ante el partido de semifinales que España jugará el jueves, elogió a su rival, de quien dijo que practica un "un fútbol sala dinámico y ofensivo".

Para López, la selección paraguaya destaca por "manejar bien distintas variantes en este aspecto", aunque puntualizó que su punto débil es la "defensa", faceta en la que se muestran "más vulnerables".

En el último entrenamiento de los actuales campeones del mundo y de Europa, Torras no se ejercitó con sus compañeros por unas molestias que sufre en un glúteo, mientras que Kike sigue entre algodones por problemas en una cadera.

Por su parte, Paraguay afronta el choque con la necesidad de hacerse con la victoria y esperar que Rusia no derrote a la selección de Argentina, aunque en ambos casos, la clasificación se decidiría por la diferencia de goles general.

La selección guaraní dio la gran sorpresa en la primera fase, tras finalizar como primera del Grupo B, en el que también estaban selecciones del nivel de Italia y Portugal.

En esta segunda fase, los paraguayos empataron a tres contra Argentina y perdieron por 5-4 frente a Rusia en un polémico final, con una falta sobre un jugador paraguayo a tres segundos del final que terminó en el quinto y definitivo gol ruso.

La mitad de la plantilla de los sudamericanos juega en la primera división italiana: el portero Mario Gazolli, Óscar Velázquez, José Rotella, los hermanos René y Wálter Villalba, Fabio Alcaraz y Carlos Chilavert, ex jugador del Lobelle de Santiago y capitán de la escuadra rojiblanca.

En los últimos tiempos, Paraguay ha tenido unos buenos resultados en las competiciones en las que tomó parte que confirman la progresión de su fútbol sala, con la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de 2007 y la cuarta posición en la Copa América de 2008.

Pese a la carambola de resultados que necesita el equipo que dirige Rubén Subeldia para clasificarse por primera vez para unas semifinales de un Mundial, los jugadores paraguayos no pierden la esperanza de dar otra gran sorpresa y terminar clasificándose para dicha fase en la competición.

Hasta la fecha, España y Paraguay se han visto las caras en cuatro ocasiones, con tres victorias españolas y una única victoria de los rojiblancos, hace 21 años, por 1-6.

La última vez que se vieron las caras fue el 18 de febrero de 2007, en un partido amistoso disputado en Logroño que terminó con un 5-0 favorable a los hombres que entonces dirigía Javier Lozano.

Alineaciones probables:

España: Cristian; Ortíz, Javi Eseverri, Andreu y Borja. Seleccionador: José Venancio López.

Paraguay: Carlos Espínola; Fabio Alcaraz, Carlos Chilavert, Robson Fernández y René Villalba. Seleccionador: Ruben Subeldia.

Pabellón: Gimnasio Nilson Nelson de Brasilia.