Martes, 14 de Octubre de 2008

El PSOE asegura que habrá pacto para los Presupuestos

El PNV dice en público que "no hay avances", pero en privado se muestra más positivo

IÑIGO ADURIZ/ JUANMA ROMERO ·14/10/2008 - 07:30h

MARTA JARA - El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ayer, tras la rueda de prensa en Ferraz.

El PSOE encontrará los apoyos suficientes para poder aprobar los Presupuestos Generales del Estado “esta misma semana”. Así de seguro se mostró ayer el vicesecretario general de los socialistas, José Blanco, que sin embargo no dejó claro por parte de quién llegarán esos apoyos.

Con la abstención asegurada de uno de los dos diputados de Unión del Pueblo Navarro (Carlos Salvador), el Gobierno necesita los seis votos que le puede proporcionar el PNV. Y la reunión de ayer en el Congreso, de casi dos horas, entre los portavoces del PSOE y los del PNV no sirvió para llegar a un acuerdo.

A las nueve de la noche, los nacionalistas emitieron un escueto comunicado donde contaban lo justo. Que las direcciones de ambos grupos se emplazaban a “seguir hablando” esta semana. “El PNV no puede constatar avances significativos que avalen a fecha de hoy [por ayer] un eventual apoyo a los Presupuestos”. Además, dejaba claro que “no descarta” la posibilidad de presentar una enmienda de totalidad.

Fuentes del partido añadieron a Público que, aunque todo está abierto, el PNV encontró una actitud “mucho más distendida, flexible y positiva” de sus interlocutores socialistas que la que detectaron el miércoles pasado en la entrevista que mantuvieron con la titular de Administraciones Públicas, Elena Salgado. “No implica nada, pero es algo”.

Los socialistas prefirieron no apostillar nada, en virtud del “pacto de silencio” que las dos partes prometieron guardar hasta que hoy revelen los detalles en rueda de prensa. En la cúpula del PSOE, en Ferraz, insistían en cambio en que el pacto con el PNV está “más hecho” de lo que parece.

Apelación a CiU

Pese a la apremiante necesidad de finiquitar el acuerdo con el PNV, Blanco dijo no cerrar las puertas a pactos con otras formaciones.

La devolución de las Cuentas «haría crecer las dudas», destaca Blanco 

Así, el dirigente socialista hizo un nuevo guiño a CiU, ya que, según indicó, “ha ejercido históricamente el sentido de compromiso con el Estado en momentos adversos”. Por eso, pidió a los nacionalistas catalanes que “recapaciten” y “faciliten el diálogo sobre las Cuentas”, que prevén realizar una “importante inversión pública” en Catalunya. De momento, los convergentes se aproximan a la enmienda de totalidad, aunque suspenden su decisión definitiva hasta el miércoles, cuando se vean las caras con el PSOE.

Que el PP imite a la UE

Blanco también recordó al líder de los conservadores, Mariano Rajoy, que “en todos los países, los partidos de la oposición están ayudando a sus gobiernos en la lucha contra la crisis”, por lo que le reclamó que haga lo mismo. “Sería una pena para España que una vez más el señor Rajoy y el PP fueran un caso aparte dentro de Europa”, zanjó.

El presidente Zapatero insistió ayer en la misma idea: “Hoy es más necesario que hace dos meses un respaldo sólido a los presupuestos de 2009”, pues el montante del año que viene está llamado a “cumplir un cierto papel en la capacidad de nuestra economía para funcionar y prepararse para su recuperación”, aseguró ayer tras el Consejo de Ministros, según informa Ana Pardo de Vera.

Zapatero abordará el tema en su reunión de hoy con Rajoy. Aunque en principio lo que busca es el “consenso en torno a los decretos leyes” aprobados para hacer frente a la crisis, “si hay puntos de encuentro en lo que afecta al Presupuesto, mejor que mejor”.

 

LA TRAMITACIÓN PARLAMENTARIA
El debate de totalidad, el escollo básico de la Ley de Presupuestos

¿Qué tope hay para presentar la enmienda?

Hasta este viernes, a las 14.00 horas, acordó la Mesa en septiembre. Pueden presentar enmienda de totalidad los grupos parlamentarios y los diputados. La enmienda solo es de devolución, puesto que la Constitución faculta en exclusiva al Gobierno para elaborar los Presupuestos.

¿Cómo se lleva a cabo el pleno?

El debate de totalidad tendrá lugar la semana próxima y se han habilitado tres días, del 21 al 23. Hoy, la Junta de Portavoces organizará el pleno. Primero, el vicepresidente presenta el proyecto de ley y, luego, intervienen los grupos que han presentado enmienda. Después, fijan posición aquellos que no la hayan registrado.

¿Se votan por separado?

La Junta de Portavoces decide, pero la tradición indica que todas las enmiendas de devolución se votan a la vez. Los Presupuestos son remitidos al Ejecutivo si los votos a favor de la devolución superan los votos en contra y las abstenciones. Basta la mayoría simple. Si las enmiendas a la totalidad no prosperan, las Cuentas pasan a comisión y al pleno del Congreso; luego, al Senado y, de nuevo, a la Cámara Baja.

¿Qué apoyos requiere el PSOE?

Los socialistas, con sus 169 diputados, no pueden frenar solos el rechazo de todos los demás. Necesitan 176 votos. Han anunciado enmienda IU e ICV (2 diputados), ERC (3), Coalición Canaria (2), UPyD (1) y, por supuesto, el PP (154). Con el aval de CiU (10 escaños), sobra. Al PSOE también le vale el PNV (6) y un voto de UPN. No obstante, aún intentará atraerse al BNG (2) y a CC (2). 

¿Podría el Ejecutivo rehacer los Presupuestos?

En teoría, sí. Pero no tendrá tiempo. El artículo 134 de la Constitución indica que si la Ley de Presupuestos no está aprobada el 1 de enero, se prorrogarán “automáticamente” las Cuentas del año anterior. Si el Congreso devuelve el proyecto el día 23, el Gobierno tendría que empezar de nuevo todo el proceso: presentar el texto, que se sucedan las comparecencias de explicación de los Presupuestos, que se abra el plazo de la enmienda de totalidad, el debate en pleno... El trámite legislativo de la ley consume dos meses y medio.

¿Qué salida queda entonces?

Si hay devolución, el Gobierno aprobaría un decreto ley urgente para ajustar las partidas, como hizo González en 1995. Después, podría aprobar los Presupuestos ya entrado 2009, añadiendo una cláusula de retroactividad para especificar que su fecha de aplicación es desde el 1 de enero. González, por ejemplo aprobó las cuentas de 1983 en julio de ese año.