Lunes, 13 de Octubre de 2008

Los lores frenan la mayoría antiterrorista de Gordon Brown

Una amplia mayoría vota en contra de la extensión del periodo de detención sin cargos de un sospechoso

LOURDES GÓMEZ ·13/10/2008 - 21:43h

Los atentados contra el metro y un autobús en Londres el 7 de julio de 2005 inspiraron el endurecimiento de las leyes antiterroristas. AFP

El Gobierno de Gordon Brown anticipaba oposición en la Cámara de los Lores a su más comprometida cláusula del proyecto de ley de reforma antiterrorista: la extensión del plazo de detención sin cargos a 42 días.

Pero el Ejecutivo laborista recibió este lunes un duro varapalo. Los lores tumbaron la polémica medida por una mayoría de 191 votos. Tan sólo 118 representantes de la segunda cámara hicieron piña con el Gobierno al término de un debate que se prolongó hasta la noche.

En medio de la sangría, Brown tiró la toalla y, sentando en el primer banquillo de los Comunes, escuchó a su ministra del Interior, Jacqui Smith, anunciar la retirada de la controvertida propuesta del texto legislativo.

Un nuevo proyecto de ley, que otorga autoridad a la policía a retener sospechosos de terrorismo por seis semanas con un previo garante judicial, queda en suspenso, a la espera de su aprobación "cuando surja la necesidad".

El Gobierno confía en ganar el apoyo de los diputados ante un eventual atentado o complot terrorista "que amenace nuestra actual capacidad de investigación", según explicó este lunes Smith.

Un colectivo de lores de todas las denominaciones políticas- laboristas, conservadores, liberales-demócratas e independientes- introdujo con éxito una enmienda, la número 29, que desbarató el proyecto antiterrorista de Brown.

Su escueto enunciado, que ayer se aprobó con 309 votos a favor y 118 en contra, prohíbe al Ejecutivo extender la legislación más allá de los 28 días vigentes. Este el plazo que la policía puede hoy detener a una persona sin acusarle formalmente de algún delito de naturaleza terrorista. Aunque, como recordó ayer lord Lloyd, el periodo "normal" son 14 días, a partir de los cuales se requiere consentimiento judicial.

El resultado de la votación en los lores puso al Gobierno entre cuerdas. Brown renunció a echar un pulso a la cámara alta y no electa, amparándose en una Ley Constitucional que otorga soberanía a los Comunes, cuyos representantes elige el electorado.

Pero el primer ministro corría el peligro de hacer retrasar o incluso hundir todo el proyecto de ley. Conservadores y liberales-demócratas, además de un amplio número de diputados laboristas están en contra de extender el plazo de detención sin cargos. Brown prefirió dejar para el futuro la polémica ampliación.

La moción de los 42 días se aprobó en los Comunes, el pasado junio, por una mayoría de nueve votos. Entonces, los diputados norirlandeses del Partido Unionista Democrático (DUP) salieron en socorro del Ejecutivo.

Ya no están tan dispuestos a extender la mano colaboradora puesto que tampoco se sienten correspondidos por un premier que les presiona a ceder ante los republicanos del SInn Fein, permitiendo la transferencia al Ulster de las competencias en justicia y policía.

Pero, además, el circulo del No sigue ampliándose entre las filas laboristas. El Gobierno llevaba las de perder y optó por la retirada, congelando el proyecto hasta un eventual macro atentado.

No renuncia a su objetivo por dar más tiempo a la policía en las enrevesadas investigaciones sobre los detenidos bajo sospecha terrorista. Brown había defendido la extensión como una "cuestión de principios" basada en la necesidad de proteger a la población de la amenaza islamista.

El conservador Lord Tebbit, favorable a la extensión del plazo de detención, concretó ayer con claridad los principales puntos de los que se oponen: no es necesaria; tampoco funcionará en vistas de las controles judiciales y parlamentarios aceptados por el Gobierno a lo largo del trámite parlamentario del proyecto de ley; riesgo de abuso de la medida por parte del Gobierno y las autoridades; peligro de enemistar a la minoría musulmana.

El antiguo ministro del Gobierno Thatcher, víctima de un atentado del IRA, criticó al líder tory, David Cameron, por oponerse a una medida que "puede considerar necesaria" cuando acceda al poder "en un futuro no muy lejano".

De la exposición de Norman Tebbit faltó el abuso de las libertades civiles que supone el retener por seis semanas a un individuo sin notificarle de las acusaciones que pesan sobre él. "Está en juego nuestra reputación en derechos Humanos", recordó el liberal lord Lester.

VUELTA DE TUERCA

- Lord Falconer, antiguo miembro del Gobierno Blair, votó a favor de extender el plazo a 96 días. La medida fracasó en 2005. Ayer se opuso a las dos semanas porque "no beneficia a la lucha antiterrorista".

- 42 escritores, incluidos Julian Barnes, Toby Litt e Ian Rankin, han publicado poemas y ensayos en un esfuerzo colectivo contra la propuesta antiterrorista de los 42 días.

- Las dos anteriores directoras del servicio de Inteligencia, el antiguo responsable del contraterrorismo y el actual fiscal del Estado, entre otros muchos expertos, se oponen a prolongar el plazo de detención de los actuales 28 días.