Lunes, 13 de Octubre de 2008

La UE hace de Marruecos un socio privilegiado

Este país será el primero en disfrutar de un "estatuto de asociación avanzada"

DANIEL BASTEIRO ·13/10/2008 - 21:26h

Unas marroquíes miran a la cercana costa española desde la alcazaba de Tánger. Foto: LAURA LEÓN

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea acuñaron ayer un nuevo marco, el de "estatuto de asociación avanzada", para su relación con Marruecos tras un balance de los lazos y la evolución política y económica del país magrebí plagado de parabienes.

Para los 27, Marruecos ha dado los pasos necesarios para una colaboración más estrecha con la UE, y por ello este país es el primero en obtener este nuevo marco privilegiado de relaciones económicas, políticas y económicas. En este último aspecto, Marruecos se verá recompensado con una liberalización del comercio de productos agrícolas marroquíes en la Unión. Aunque el documento no contiene fechas concretas, sí plantea que las negociaciones den fruto antes de fin de año, cuando termina la presidencia francesa de la Unión.

"El propósito es tener un nuevo contrato con una zona de libre comercio para después de 2013", aseguró el jefe de la diplomacia marroquí, Taieb Fassi Fihri. Una mayor liberalización podría perjudicar a los intereses de los productores hortofrutícolas del sur de España.

La revisión de las relaciones abre la puerta a que Marruecos se incorpore a ciertos programas comunitarios y refuerza la cooperación en la lucha contra el terrorismo y la inmigración ilegal, puntos clave para España.

Entre las prioridades de la UE están la total libertad de reunión y asociación, así como la situación en el Sahara, donde la UE da la enhorabuena a Rabat por sus "esfuerzos serios y creíbles hacia un arreglo político negociado entre las partes y auspiciado por la ONU".

El ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, consideró la reunión como "histórica para Marruecos, España y toda la UE" y al reino alaui como un país "fundamental y vital para España".

Los cumplidos hacia Rabat aludieron también a la supeusta "transición democrática" emprendida por Marruecos.

Las constantes y graves denuncias de violaciones de los derechos humanos por parte del Estado marroquí o el hecho de el rey Mohamed VI no haya renunciado en sus nueve años de reinado a ninguna de sus inmensas prerrogativas no empaña para los 27 la imagen idílica que ayer pintaron en Luxemburgo.

Una transición muy peculiar

Mohamed VI, monarca de derecho divino, ostenta el poder ejecutivo, legisla por decreto y controla a los jueces presidiendo el Consejo Superior de la Magistratura.

Sea cual sea el resultado de las elecciones, el rey nombra a al menos cinco de los principales ministros a dedo. Tras los últimos comicios, en 2007, el rey reforzó su control sobre el Gobierno.