Lunes, 13 de Octubre de 2008

Pediatras de EEUU duplican las recomendaciones de vitamina D

Reuters ·13/10/2008 - 17:07h

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) duplicó su recomendación sobre la dosis diaria de vitamina D que deben consumir los niños, con el fin de prevenir el raquitismo y obtener otros beneficios para la salud, señaló el lunes la entidad.

Las nuevas guías de la entidad pediátrica nacional instan ahora a que los chicos reciban 400 unidades internacionales (UI) de vitamina D por día, comenzando desde los primeros días de vida.

"Estamos duplicando la cantidad recomendada de vitamina D que los chicos necesitan por día porque la evidencia demostró que esto podría tener beneficios a largo plazo en la salud", dijo el doctor Frank Greer, de la AAP, quien dio a conocer las nuevas recomendaciones en un encuentro en Boston.

"El uso de suplementos es importante porque la mayoría de los niños no recibirá la cantidad suficiente de vitamina D sólo a través de la alimentación", indicó Greer en un comunicado.

Los chicos que no reciben la cantidad suficiente de vitamina D corren riesgo de padecer raquitismo, una enfermedad de debilitamiento óseo que provoca problemas de crecimiento y deformidades esqueléticas si no se corrige cuando el niño es pequeño.

Los bebés que son amamantados exclusivamente corren particular peligro.

"La lactancia materna es la mejor fuente de nutrición para los bebés. Sin embargo, debido a las deficiencias de vitamina D en la alimentación materna que afectan su presencia en la leche de la madre, es importante que los bebés amamantados reciban suplementos de vitamina D", manifestó la doctora Carol Wagner.

Wagner, de la AAP, ayudó a elaborar el informe.

La vitamina D puede prevenir y tratar el raquitismo, pero las fuentes alimentarias de la vitamina son limitadas. Lo más común es hallarla en la leche fortificada, aunque también contienen vitamina D los cereales fortificados y el pescado aceitoso como el atún y la sardina.

Si bien el raquitismo sigue siendo poco común en Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés), hay informes de detección de la condición en bebés amamantados entre el 2000 y el 2001.

La luz del sol es la mejor fuente de vitamina D, pero la exposición a los rayos solares puede aumentar el riesgo de cáncer de piel.

La contaminación ambiental, las pantallas solares y la vestimenta limitan la cantidad de vitamina D que el cuerpo puede sintetizar a partir de la luz del sol.

La asociación pediátrica sugiere que los bebés que no son amamantados y los niños mayores que consumen menos de un cuarto de litro de leche o fórmula fortificada por día deberían recibir suplementos con vitamina D.

La ingesta adecuada de vitamina D durante la niñez reduciría el riesgo de osteoporosis más adelante en la vida.

En los adultos, nueva evidencia sugiere que la vitamina D juega un rol central en el sistema inmune y ayudaría a prevenir infecciones, enfermedades autoinmunes, el cáncer y la diabetes.