Lunes, 13 de Octubre de 2008

Las estrellas iluminan Petra para homenajear a Pavarotti

Reuters ·13/10/2008 - 16:38h

Sting, Andrea Bocelli, Plácido Domingo y otras grandes nombres de la música clásica y popular homenajearon al difunto tenor italiano Luciano Pavarotti en un concierto plagado de estrellas el pasado fin de semana.

Baladas y éxitos resonaron en el concierto, celebrado en un campamento cercano al marco incomparable de la ciudad de piedra rosácea de Petra, donde se recordó a Pavarotti un año después de que el cantante, de 71 años, muriera de cáncer.

"Fue una noche muy especial. Me siento como en otra dimensión, fue maravilloso que el sueño finalmente se hiciera realidad", dijo la viuda de Pavarotti, Nicoletta Mantovani, a Reuters.

El sábado, amigos y familiares participaron en una ceremonia de recuerdo a las puertas del tesoro, o Al Jaznah, de Petra, dentro de una serie de conciertos, exposiciones y otros actos para honrar la vida de un hombre que ayudó a que las masas amaran la ópera.

Inicialmente, el concierto del fin de semana estaba previsto que se celebrarse en el centro de Petra, construida hace casi 2.000 años, pero fue trasladado a un campamento beduino en deferencia a las preocupaciones arqueológicas y medioambientales para proteger la ciudad antigua de los nabateos.

Los arqueólogos han mostrado su preocupación por las ganas de algunos artistas por actuar en lugares espectaculares, como la Gran Muralla China, o estructuras de la antigua Grecia, Roma o Egipto.

Plácido Domingo y José Carreras, con quienes Pavarotti formó el trío "Los tres tenores", dijeron que estaban cumpliendo con la ambición del difunto maestro de Módena por actuar en uno de los lugares históricamente más importantes del mundo.

Otros músicos que subieron al escenario fueron Angela Gheorghiu, Andrea Griminelli, y Cynthia Lawrence. El concierto estuvo conducido por Eugene Kohn, de la Filarmónica de Praga.

La princesa Haya de Jordania, esposa del jeque millonario Mohamed bin Rashid al Maktum, que gobierna Dubai, dijo a la audiencia que el concierto fue concebido originalmente por Pavarotti durante las reuniones que mantuvo con su padre, el también difunto rey Husein.

Los ingresos del concierto serán donados a proyectos de la ONU para los refugiados en Afganistán y al Programa Mundial de Alimentos, además de al sitio arqueológico de Petra, situado a 180 km al sur de Ammán.

El comisario de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, dijo que había apoyado el concierto porque Pavarotti fue un símbolo de tolerancia en "un mundo que está viendo crecer los conflictos".

"Pavarotti fue una leyenda viva que ayudó a subrayar la situación apremiante de los refugiados y los necesitados. Su espíritu une a las personas, incluso ahora", dijo Guterres.