Lunes, 13 de Octubre de 2008

Investigarán a un agente que admitió haber alterado pruebas en el caso Menezes

EFE ·13/10/2008 - 18:05h

EFE - La estación de metro de Stockwell en Londres, donde Jean Charles de Menezes murió tiroteado por dos policías en 2005.

Un agente del equipo de vigilancia que participó en la operación en la que resultó muerto Jean Charles de Menezes va a ser investigado tras admitir que alteró unas pruebas, anunciaron hoy fuentes oficiales.

El policía, de rango superior e identificado sólo como "Owen", reconoció hoy ante la investigación pública sobre la muerte del brasileño que la semana pasada eliminó una línea en unas notas de su ordenador referidas a esa operación, informó la agencia británica de noticias PA.

La Comisión Independiente de Quejas a la Policía (IPCC) informó en un comunicado de que ese asunto "va a ser objeto" de una investigación independiente.

Menezes fue acribillado a tiros por dos policías el 22 de julio del 2005 en la estación de metro de Stockwell (sur de Londres) tras ser confundido con un terrorista que la víspera había intentado atentar contra el sistema de transportes de la capital británica.

En su declaración, "Owen" dijo que el pasado 8 de octubre -más de dos semanas después de que comenzara la investigación pública- eliminó una línea que mantenía que la oficial a cargo de la operación, Cressida Dick, inicialmente dijo que el brasileño podía montarse al metro "porque no llevaba nada".

"CD (siglas de Cressida Dick): puede montarse al metro porque no lleva nada", reza la línea eliminada.

El agente explicó que había decidido borrar la línea porque no la veía "relevante", pero que eliminó sin querer más de lo que quería en un principio porque iba con prisas.

Tras mantener que no estaba seguro de quien planteó la posibilidad de que se dejarse ir a Menezes, añadió: "Todo lo que puede decir es que una de las opciones era dejarle irse porque no llevaba nada y que hubo un desacuerdo entre la dirección".

"Fue una voz de mujer", aseguró "Owen", que insiste en que no estaba seguro de si fue Dick quien dijo aquella frase.

El agente, que explicó que había mencionado los cambios a un abogado de la Policía Metropolitana de Londres (MET), mantuvo que había borrado una línea que creía que "era errónea" y "daba una impresión totalmente falsa".

Cuando le preguntaron si los mandos le habían pedido que hiciera esa alteración, respondió: "No. Estoy seguro de ello".

La investigación, que comenzó el pasado 22 de septiembre y es similar a la que se desarrolló sobre la muerte de Diana de Gales, es un procedimiento previsto en la ley británica para determinar las causas de una muerte en circunstancias violentas o no aclaradas.

La Fiscalía británica rechazó procesar a ninguno de los agentes que participaron en la operación, que tampoco han sido objeto de medidas disciplinarias.

El año pasado, la MET en su conjunto fue declarada culpable por su actuación en este caso de violar una ley de prevención de riesgos laborales que obliga a las fuerzas del orden a garantizar la seguridad también de aquellos que no son sus empleados.