Lunes, 13 de Octubre de 2008

Nissan quiere despedir "rápido" a 1.700 trabajadores

Los sindicatos exigen que no se autorice una "barbaridad" que dejará en la calle a un tercio de la plantilla catalana 

FERRAN CASAS ·13/10/2008 - 17:39h

EFE - La compañía japonesa Nissan ha presentado hoy un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 1.680 trabajadores.

“Lo antes posible”. La automobilística Nissan tiene clara su pretensión de despedir con celeridad a casi 1.700 personas de sus dos plantas en Catalunya. Según la empresa la medida es para mejorar la competitividad en plena crisis y poder optar a fabricar un nuevo modelo en el año 2010.

El director general, Fumiaki Matsumoto, explicó los detalles de un ERE que ha causado preocupación e indignación en Catalunya puesto que se trata de una de las principales empresas del sector. El directivo justificó la “drástica” medida por la caída de ventas, el incremento de costes de producción y el cambio de tendencia de los consumidores, que prefieren coches más pequeños y menos contaminantes.

Las fábricas de Zona Franca y Montcada reducirán su productividad en un 80% y suprimirán el tercer turno. En las dos plantas se fabrican los todoterrenos Pathfinder y Navara y la furgoneta Primastar, que también se comercializa como Renault Traffic y Opel Vivaro. Estos vehículos son más castigados por la crisis que los utilitarios.

Matsumoto lamentó tener que prescindir de 1.680 personas “formadas en la empresa y que han colaborado activamente en sus logros” pero aseguró que era la única opción posible entre todas las que se han barajado. En las factorías catalanas de la multinacional japonesa trabajan 4.500 personas y este año se fabricarán 130.000 vehículos, 20.000 más que en 2009 pero 63.000 menos que en 2007.  

Cuatro años de beneficios

Fuentes sindicales dieron por hecho que la empresa quiere llevar a cabo antes de fin de año los despidos. CCOO y UGT alegaron que Zona Franca lleva cuatro años con beneficios. Lo calificaron como uno de los expedientes más “bárbaros y desmedidos” de los últimos años y pidieron a la Generalitat que se oponga a él de forma activa y se niege a darle el visto bueno pertinente. El Govern garantizó máximo celo antes de autorizar la medida.