Lunes, 13 de Octubre de 2008

El escritor valenciano Chirbes cree que las novelas han dejado de influir en el espacio público

EFE ·13/10/2008 - 14:58h

EFE - El escritor valenciano Rafael Chirbes el pasado mes de marzo en la presentación de su novela "La caida de Madrid".

El escritor valenciano Rafael Chirbes, que acaba de ver reeditadas su primera obra, "Mimoun", y sus relatos de viajes, "Mediterráneos", ha opinado hoy que en la sociedad actual la Literatura "pesa poco" y las novelas "han dejado de tener influencia en el espacio público".

Acompañado por el editor de Anagrama, Jorge Herralde, el ahora premiado autor, a preguntas de los periodistas, ha reflexionado sobre este período histórico y el papel que juegan en él los intelectuales, concluyendo que en España "el escritor se ha hecho de partido y se ha desentendido de un espacio literario más amplio".

A su juicio, la novela "ha dejado de tener influencia en el espacio público y ya no causa ni escándalo ni polémica", mientras considera que tanto las palabras como la Literatura han perdido peso. "Tienen una levedad enorme. Las hemos corrompido. La crítica debería intentar que las palabras volvieran a ajustarse a los hechos", ha apostillado.

Con respecto a la Literatura, Chirbes la ha llegado a comparar con "el vasito de agua y la pastilla para dormir, que uno tiene encima de la mesilla de noche".

El novelista apuesta para que se trabaje en la reconversión de los valores ahora en auge, "aunque no sepamos cómo, mientras esto va a la deriva".

A pesar de estas declaraciones, durante el acto Rafael Chirbes no se ha olvidado de sus obras y ha aseverado que "Mimoun", que data de 1988 y con la que quedó finalista del VI Premio Herralde de novela, parte de una frase que pronunció el fallecido Eduardo Haro Ibars sobre la "generación bífida", la que empezó a cambiar durante la Transición.

Chirbes, que ha reconocido que en aquella época (1977-1978) se sentía desplazado y optó por marchar a Marruecos, quiso construir una novela sobre su propio desarraigo y sobre el desarraigo de su generación.

Inspirándose en "Una vuelta de tuerca", de Henry James, y sin perder de vista el "Pasaje a la India", de Foster, escribió "Mimoun", un relato corto, que transcurre en Marruecos, con "una parte inquietante, otra existencialista, momentos casi policíacos y otros con fragmentos expresionistas".

En definitiva, se trata de un libro "en el que bajé a los infiernos míos, intentando salir purificado" y con una tesis de fondo: "No hay paraísos artificiales, sino que hay que volver a la realidad, porque cualquier paraíso es peor que el infierno".

En cambio, en "Mediterráneos", a partir de una serie de artículos de viajes, con los que rinde homenaje al historiador Fernand Braudel, tanto fija su mirada en un alto edificio de Benidorm como en los canales que cruzan Venecia, a modo de fogonazo fotográfico.

Para Chirbes, "en los libros de viajes intento alejar la cámara, mientras que en las novelas intento profundizar en vertical".