Lunes, 13 de Octubre de 2008

Condenan a 24 años de prisión a una pareja de Vigo que abusó sexualmente de una sobrina menor

EFE ·13/10/2008 - 14:53h

EFE - La pareja de Vigo que abusó sexualmente durante cinco años consecutivos de su sobrina menor ha sido condenada a 24 años de prisión.

La pareja de Vigo que abusó sexualmente durante cinco años consecutivos de su sobrina menor ha sido condenada a 24 años de prisión, pues al hombre se le han impuesto 14 años de cárcel y a su mujer cuatro menos, es decir, 10 años.

Así lo confirmó a Efe el abogado defensor de este matrimonio, José Luis Ruibal, quien dijo que desconoce aún si la pareja recurrirá la sentencia hecha pública por la sección quinta de la Audiencia Provincial en Vigo.

El Ministerio Fiscal pedía 48 años de cárcel para los dos miembros de esta pareja (24 años para cada uno).

En concreto, 8 años de prisión por un presunto delito de difusión de pornografía infantil por la red, otros 6 años por un presunto delito de fabricación de pornografía infantil y otros 10 años por un presunto delito de abuso sexual continuado.

Al tío de la menor lo condenan a 4 años de cárcel por abusos sexuales, otros 6 años por fabricación de pornografía infantil y otros 4 años por difusión de la pornografía infantil por la red.

En el caso de la tía, la Audiencia Provincial le impone también 4 y 6 años de prisión por los delitos de abusos sexuales y elaboración de pornografía infantil, respectivamente, pero la absuelve del delito de difusión de la pornografía infantil por la red.

Asimismo, la responsabilidad civil de la pareja se redujo a 30.000 euros, frente a los 200.000 euros que solicitaba la fiscalía.

Según señaló a Efe el fiscal, Juan Carlo Horro, la Audiencia Provincial ha considerado acreditado que la niña, que sufrió abusos desde los 13 años, sufrió introducción de dedos.

Durante el juicio contra este matrimonio, a puerta cerrada por continuar siendo menor la víctima de abusos sexuales, la pareja argumentó que en el momento de los hechos existía "libertad sexual" en su casa y que esa práctica la compartían con la niña, pero que nunca quisieron causar daño a la pequeña.