Lunes, 13 de Octubre de 2008

Los Lores votan hoy un proyecto de ley para ampliar a 42 días la detención sin cargos

EFE ·13/10/2008 - 09:06h

EFE - El español de origen sirio Moutaz Almallah Dabas, imputado en el 11-M, llega escoltado por dos policías a Madrid en un avión de la Policía Nacional, tras ser entregado por las autoridades británicas.

La Cámara de los Lores vota hoy el controvertido proyecto de ley del Gobierno laborista británico de ampliar de 28 a 42 días el plazo de detención sin cargos de un sospechoso de terrorismo.

Ese endurecimiento de la ley antiterrorista, aprobado en junio en los Comunes por sólo nueve votos y frente a la oposición de treinta y seis diputados del partido de gobierno, ha sido fuertemente criticado tanto por la oposición conservadora y liberal demócrata así como por las organizaciones de defensa de los derechos civiles.

La portavoz para cuestiones del Interior de los tories en la Cámara Alta, la baronesa Neville Jones, declaró a la BBC que "hay fuerte oposición" a esa propuesta legislativa en la Cámara Alta.

Cuarenta y dos de los más conocidos autores británicos han decidido publicar en una página de internet un relato, un ensayo o un poema criticando la determinación del Gobierno británico a ampliar a otros tantos días ese plazo de detención.

La lista incluye nombres como los novelistas Philip Pullman, autor de la trilogía "La Materia Oscura"; Julian Barnes, autor de "El Loro de Flaubert"; la británica de origen bengalí Monica Ali, famosa por su libro "Brick Lane", y el ensayista y novelista John Berger.

La pasada semana, el Gobierno insistió en que si los lores rechazan su propuesta, ésta volvería a la Cámara de los Comunes, donde el Gobierno podría recurrir al mecanismo conocido como "acto parlamentario" para convertirla automáticamente en ley.

El grupo de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI) ha anunciado una "marcha sonámbula" en Leeds (norte de Inglaterra) en coincidencia con el lanzamiento de la película "Sonámbulos", que critica la fuerte erosión de las libertades en Gran Bretaña.

"Existe el peligro de que los ciudadanos británicos asistan como sonámbulos a ese ataque frontal a nuestros derechos humanos. La película es una llamada de atención de Amnistía. Tenemos que defender nuestras libertades", dijo la directora de esa organización en el Reino Unido, Kate Allen.