Lunes, 13 de Octubre de 2008

La banca sigue ganando más

Pese a la crisis, sus beneficios alcanzaron los 22.400 millones en los nueve primeros meses de 2008, con un crecimiento del 3% 

Un salvavidas para la banca, por Juan Francisco Martín Seco

VIRGINIA ZAFRA ·13/10/2008 - 08:00h

 En los últimos días, algunos han llegado a pensar que el mundo financiero se hunde y que cualquier banco o caja es susceptible de volatilizarse de un plumazo (con todos los ahorros depositados en él).

Pero la realidad de sus números, al menos de las entidades españolas, contradice esa idea. Con la que está cayendo, los bancos españoles siguen aumentando sus beneficios. Según las estimaciones de los analistas para los bancos cotizados, en el tercer trimestre aumentarán sus ganancias cerca de un 6% respecto al mismo periodo del año anterior.

Todas las entidades aseguren tener liquidez en abundancia

El crecimiento será más moderado que el que venía produciéndose en los años de vacas gordas, cuando lo normal era incrementarlos a ritmos del 20% o superiores. En el acumulado de los nueve primeros meses, el crecimiento rondará el 3% (22.400 millones) y sería superior si se excluyeran los efectos extraordinarios, que este año están afectando de forma negativa porque hay menos plusvalías que el año pasado.

Las entidades siguen cumpliendo sus objetivos de beneficios y la primera prueba la ha dado Banesto. Reconoce que no ha concedido tantos créditos a las pequeñas y medianas empresas, pero todos los demás propósitos los ha cumplido contra viento y marea.

En los nueve primeros meses ha aumentado las ganancias un 12% y ha puesto el listón alto para el resto de entidades, que se irán retratando durante todo el mes de octubre. Su matriz, Banco Santander, insiste en que conseguirá ganar este año los 10.000 millones que se había propuesto y hasta podría sobrepasar ampliamente esta cifra si consigue cerrar la venta de Cepsa que está negociando.

Las entidades siguen cumpliendo sus objetivos de beneficios

A pesar de que los beneficios siguen siendo millonarios y no paran de crecer (el próximo año podría no ser así), el sector se encuentra en la encrucijada de que no puede conseguir liquidez como antaño para hacer frente a los vencimientos de deuda que le vienen en los próximos meses y mucho menos para seguir financiando a empresas y particulares.

Precisamente esas barreras son las que han llevado al sector a solicitar al Gobierno que les ayude y, de paso, incentive la concesión de créditos para que la actividad económica española no se pare.

Liquidez en abundancia

En todo caso, no deja de resultar curioso que todas las entidades aseguren tener liquidez en abundancia o amplias posibilidades para conseguirla en el Banco Central Europeo. Santander y BBVA dicen tener 50.000 millones cada uno; Banco Popular, 19.000 millones; Sabadell, 9.000 millones, y Banesto, 7.000 millones.

La cuestión es que ninguno se atreve a aventurar cuánto tiempo seguirán los mercados de financiación cerrados, así que su principal objetivo es seguir acumulando por si se alarga este periodo de sequía. El Estado les facilitará la tarea de llenar las bodegas.

El sector tiene que devolver 32.6000

Las entidades financieras no conceden créditos porque lo primero a lo que tienen que atender es a sus vencimientos de deuda. Con la liquidez que tienen no les da para mucho más.

Hasta final de año tienen que devolver 32.600 millones de euros y otros 77.200 millones el próximo año. La entidad que tiene la cuenta más larga es Banco Santander: debe pagar 13.655 millones en 2008 y 28.937 millones en 2009. Proporcionalmente a su tamaño, Caja Madrid lo tiene aún más duro, porque acumula vencimientos este año de 5.432 millones.

Y eso que el sector de cajas tiene en general muchas menos obligaciones que el de bancos. Este ejercicio, las primeras tienen que abonar 11.747 millones y los segundos 20.822 millones.

Con estas exigencias, en el sector aplauden la ayuda del Gobierno, porque los 50.000 millones que inyectará les darán respiro. Y si no les llega pedirán más, aunque el Ejecutivo asegura que no se lo concederá.