Lunes, 13 de Octubre de 2008

Puigcercós afianza su liderazgo en Esquerra

Los congresos regionales confirman el declive interno de Carod

FERRAN CASAS ·13/10/2008 - 07:30h

JOSÉ COLÓN - Joan Puigcercós junto a Oriol Amorós, presidente de la Federación de ERC de Barcelona.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) cerró ayer sus dos últimas asambleas regionales, una prueba de fuego para la ejecutiva monocolor de Joan Puigcercós después de que la división fuera la tónica del congreso de junio. El presidente de los independentistas sale reforzado del proceso interno después de que los suyos ganaran en las reñidas federaciones de Lleida y del Pirineo.

De las doce federaciones regionales en las que se organiza el partido en los territorios de habla catalana, los afines a Joan Puigcercós presiden nueve. A las dos de ayer hay que sumar Área Metropolitana, Girona, Catalunya Central, Penedès, País Valenciano, Baleares y Catalunya Nord. Son las mismas que hace cuatro años pero en un contexto muy diferente: entonces los ahora críticos se contaban entre sus afines y él apostaba por repartirse los papeles con Josep Lluís Carod-Rovira, que presidía ERC.

Los congresos han demostrado que hay una geometría variable que atiende a cuestiones territoriales pero también que es difícil la alternativa. Los críticos, que quieren imponer condiciones severas para no romper el tripartito, no han conseguido sus objetivos y la suma de Joan Carretero y Uriel Bertran en la corriente Reagrupament Indepedentista ha tenido resultados lejanos a las expectativas. Por otra parte, el ascendente interno de Carod sigue menguando. Puigcercós se ha servido de esa geometría variable pero también la ha sufrido. En Lleida su candidato, el vencedor Àngel Vidal, se enfrentó en solitario a un afín a Carretero que tenía apoyo de Carod.

Sólo un crítico

La única federación que ha cambiado de manos ha sido Tarragona. La que fuera el gran feudo de Carod y Ernest Benach la preside ahora el crítico Albert Pereira. Ganó al candidato de Carod gracias a un pacto con los de Puigcercós, que desequilibraron la balanza en una asamblea que, como el resto, tuvo como tónica la alta participación de las bases.

Los críticos tienen pues una presidencia regional (eso les da acceso directo a la ejecutiva) y los de Carod dos. En Terres de l’Ebre mantuvieron la presidencia pero su gran bastión es ahora Barcelona, que seguirá actuando como contrapoder territorial al aparato. Las votaciones en la segunda federación de ERC fueron el viernes y reprodujeron el esquema del congreso de junio puesto que el candidato de Puigcercós, Xavier Florensa, quedó detrás de la crítica Ruth Carandell y Oriol Amorós consiguió mayoría holgada pero no absoluta.

Puigcercós ha resistido las embestidas de los críticos y de sus nueve presidentes regionales ha renovado seis (repiten Joan Lladó en Baleares, Agustí Cerdà en el País Valenciano y Joan Ridaura en Catalunya Nord) optando por jóvenes como Josep Carrapiço en Girona o Eduard Suárez en el Área Metropolitana. La dirección espera que, con el mapa interno claro, prosperen los procesos de integración que Puigcercós prometió y que les sea “menos complejo” capear los temporales que se avecinan con una previsible sentencia adversa del TC con el Estatut y las dificultades para negociar una buena financiación autonómica.

 

EL PROCESO
A la espera del duelo por la candidatura

Las primarias // Esquerra deberá afrontar antes de que acabe una legislatura catalana que pocos confían en que José Montilla agote un proceso de primarias para determinar su candidato a la Generalitat. Tanto Puigcercós como Carod optan a ser cabeza de cartel. En el congreso de junio el vicepresidente catalán evitó a última hora medirse a su rival interno por la presidencia del partido y delegó en Ernest Benach, que quedó no sólo por detrás de Puigcercós sino también de Carretero. La actual dirección intentará que Carod tire la toalla.

2. Tirón electoral // Carod admite que no tiene el control del partido pero, como carta de presentación, exhibe sus resultados electorales, los mejores de la historia moderna de ERC.

3. Las dudas // En el aparato del partido hay dudas sobre cuando es el mejor momento para abrir el proceso de primarias caso que Carod quiera repetir. El conseller de Gobernación, Jordi Ausàs, dijo que era necesario hacerlo ya pero el secretario general Joan Ridao le corrigió casi al instante.