Domingo, 12 de Octubre de 2008

Dos detenidos por explotación laboral a inmigrantes en Barcelona

Un grupo de ciudadanos chinos envió una carta anómina a los Mossos de Esquadra denunciando que estaban siendo explotados por compatriotas 

EUROPA PRESS ·12/10/2008 - 19:43h

Una carta recibida el 3 de octubre por los Mossos de Esquadra, en la que un grupo de ciudadanos chinos aseguraban ser víctimas de una red de explotación laboral de inmigrantes y pedían ayuda, llevó a la Policía autonómica a detener a dos personas por explotar, presuntamente, a nueve chinos en un piso del barrio barcelonés de La Salut.

En la carta se detallaba que habían llegado a Cataluña para trabajar, pero que un grupo de compatriotas les había quitado los pasaportes y los tenían encerrados contra su voluntad en un taller ilegal de confección textil en la calle Pau Piferrer.

Taller textil clandestino 

Cuando los Mossos fueron al inmueble, descubrieron un taller clandestino de unos 60 metros cuadrados en el que, en ese momento, había nueve personas cosiendo y los dos detenidos como responsables del negocio: Fang Fang H, de 21 años, y Yang Z. de 34, ambos de nacionalidad china y residentes en Badalona (Barcelona).

El local --en el que encontraron 13 máquinas de coser, una plancha industrial y gran cantidad de piezas de ropa, bobinas de hilo, cremalleras, botones y etiquetas-- tenía una cocina, un baño y habitaciones con literas.

Las circunstancias de trabajo eran muy precarias, sin las mínimas condiciones higiénicas ni sanitarias, en medio de mucha suciedad y sin ventilación. Según explicaron los trabajadores a los agentes, trabajaban 15 horas diarias aunque no habían recibido ningún tipo de remuneración. Aseguraron también que algunos compatriotas los trajeron desde China a cambio de 8.000 euros y que, una vez aquí, les hicieron entregar sus pasaportes.

Los dos detenidos, que reconocieron que el local no tenia licencia de actividad y que los trabajadores no estaban contratados, pasaron el lunes a disposición judicial como presuntos autores de un delito contra el derecho de los trabajadores, y el juez decretó su libertad provisional.