Domingo, 12 de Octubre de 2008

El temporal remite pero se esperan nuevas tormentas en el litoral mediterráneo

Un hombre ha fallecido en Albolote al caer desde el tejado de su casa a causa del fuerte viento. En Algeciras se ha eliminado todo el fuel que vertió el buque "Fedra" al quedar encallado

AGENCIAS ·12/10/2008 - 18:51h

EFE - Varios turismos intentan circular por una avenida de Zaragoza que se encuentra inundada como consecuencia de las fuertes lluvias.

El temporal de lluvia que ha afectado durante el fin de semana a la mitad sur de la Península ha comenzado a remitir en las últimas horas, aunque para esta noche y mañana se esperan de nuevo tormentas muy fuertes en el litoral de la Comunidad Valenciana y Murcia.

Para mañana, lunes, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) anuncia chubascos y tormentas moderados en el sur de Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía Oriental, con posibilidad de que sean localmente muy fuertes en las costas.

El temporal se ha cobrado una víctima mortal en la localidad granadina de Albolote. Un hombre de 55 años ha fallecido tras precipitarse a causa del fuerte viento desde la azotea de su vivienda, a la que subió para comprobar si el temporal había causado algún daño en el tejado.

Su cuerpo cayó sobre la terraza de una planta intermedia la noche del viernes, si bien no fue hallado hasta ayer sábado, según han informado hoy a Efe fuentes de la Policía Local de Albolote. A esa misma hora, en Granada, el viento derribó 25 árboles de los jardines de la Alhambra y causó serios daños en varios invernaderos de la costa.

La Comunidad Valenciana va recuperando la calma 

Entretanto, la normalidad ha vuelto poco a poco a la Comunidad Valenciana después de tres jornadas de intensas tormentas.

En las últimas 24 horas, las lluvias han dejado un máximo de 70 litros por metro cuadrado en Tous, mientras que el caudal del río Júcar, que ayer obligó a desembalsar dos pantanos, también ha regresado a niveles más normales.

Eliminado todo el vertido de fuel del buque "Fedra" en Algeciras 

Más al sur, en el Estrecho, el Gobierno de Gibraltar ha asegurado hoy que ha eliminado todo el vertido de combustible del buque "Fedra" que encalló el viernes frente a Punta Europa en Algeciras y ayer se partió en dos. En un comunicado, el Ejecutivo del Peñón ha indicado que el barco llevaba alrededor de 300 toneladas de fuel, de las que aproximadamente la mitad se vertieron al mar y el resto serán retiradas de los tanques.

En el mar, las conexiones marítimas desde el puerto de Algeciras hacia Ceuta y Tánger han quedado esta mañana restablecidas, tras las interrupciones ocasionadas por el fuerte temporal de lluvia y viento que ha azotado el Estrecho.

Toledo y Madrid, focos de tormentas 

Otra de las zonas especialmente afectadas por las lluvias de las últimas horas han sido las provincias de Toledo y Madrid. En las últimas 24 horas, los servicios de Protección Ciudadana de Castilla-La Mancha han atendido más de 300 emergencias por inundaciones.

En la capital toledana, el temporal de lluvia y viento de la pasada madrugada ha provocado el corte de la circunvalación de la ciudad, la carretera del Valle, debido a las rocas caídas sobre el asfalto en las proximidades del puente de la Degollada.

En la tarde de ayer, sábado, el viento provocó la caída sobre una acera de una pieza metálica de varios metros de longitud de uno de los pináculos del Alcázar de Toledo, sin que, afortunadamente, causara lesiones a ningún viandante.

En Madrid, once familias de Rivas-Vaciamadrid y dieciocho de Coslada han tenido que ser desalojadas como consecuencia de las fuertes lluvias que han vuelto a descargar en los dos municipios, ya muy afectados por el temporal del pasado mes de septiembre.

Las malas condiciones meteorológicas han obligado también a eliminar parte del desfile aéreo con motivo de la Fiesta Nacional, ya que sólo han sobrevolado el cielo de Madrid aviones de combate y reactores. En la parada militar no han participado ni aviones de transporte ni helicópteros y tampoco se ha efectuado el salto de paracaidistas que debían aterrizar en la plaza de Colón portando la bandera de España.