Domingo, 12 de Octubre de 2008

Lula discutirá con Zapatero la crisis financiera y sus posibles salidas

EFE ·12/10/2008 - 15:12h

EFE - Lula llegará a Madrid esta misma noche y mañana se desplazará a la ciudad de Toledo, donde recibirá el galardón concedido por el Gobierno de la región de Castilla-La Mancha y la Fundación Santillana, por su empeño en la difusión de la lengua española en Brasil.

El jefe de Estado brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, viajó hoy a España, donde mañana será recibido por el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y recibirá el premio Don Quijote de la Mancha.

Lula da Silva recibirá de manos del Rey Juan Carlos de España el Premio Internacional Don Quijote de la Mancha en la ciudad de Toledo a 80 kilómetros de Madrid.

El galardón le ha sido otorgado por el Gobierno de la región de Castilla-La Mancha y la Fundación Santillana por su labor a favor de la lengua española; el Presidente brasileño impulsó hace tres años una ley que obliga a cursar la asignatura de lengua española en la educación brasileña.

Lula aprovechará la ocasión también para tratar diversos asuntos políticos y económicos con Rodríguez Zapatero, con quien tendrá una reunión privada en Toledo, después de un almuerzo ofrecido por el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda.

Según el embajador español en Brasil, Ricardo Peidró, la reunión privada entre ambos mandatarios servirá para "poner al día asuntos relativos a la sociedad estratégica" que ambos países consolidaron en 2005 y también para discutir la actual coyuntura internacional.

El portavoz de Lula, Marcelo Baumbach, precisó que la agenda incluirá asuntos bilaterales, la cooperación con terceros países, el estancamiento de la Ronda de Doha, la posible negociación entre la Unión Europea (UE) y Mercosur y la alianza estratégica entre el bloque comunitario y Brasil.

El portavoz indicó que el mayor interés de Lula se centra en la actual crisis financiera, que en opinión del presidente brasileño debe ser enfrentada con una mayor cooperación internacional y un ajuste de los mecanismos de control de los mercados financieros.

Según Baumbach, Lula expondrá a Rodríguez Zapatero su tesis de que "la naturaleza global de la crisis requiere un esfuerzo coordinado (entre todos los países) y un mayor control sobre los mercados financieros por parte de los organismos internacionales".

Aunque el Gobierno insiste en que Brasil está en condiciones de enfrentar la crisis, en las últimas dos semanas ha tenido que tomar una serie de medidas para garantizar el crédito en medio de turbulencias que han derrumbado a mínimos históricos a la Bolsa de Valores de São Paulo y causado una fuerte depreciación de la moneda nacional.

El Ejecutivo español también ha anunciado medidas preventivas, como la creación de un fondo de 30.000 millones de euros (40.900 millones de dólares) para comprar activos de bancos y aumentar el crédito a las empresas.

Tanto Lula como Rodríguez Zapatero han manifestado su convicción de que las decisiones unilaterales no bastarán para atajar una crisis de tales dimensiones.

España es el segundo inversor en Brasil, por detrás de Estados Unidos, y tiene en este país capitales acumulados por unos 35.000 millones de dólares.

Según el embajador Peidró, uno de los mensajes que le transmitirá Rodríguez Zapatero a Lula es que esas inversiones no corren riesgos, que han llegado "para quedarse" y que, a pesar de la coyuntura, la apuesta española en Brasil es firme.

Tras el encuentro privado con Rodríguez Zapatero, Lula recibirá el Premio Internacional Don Quijote de la Mancha de manos de Rey de España, quien luego ofrecerá una cena de gala en Toledo, que supondrá la última actividad oficial del presidente brasileño en España.

Lula viajará el martes desde Madrid hacia Nueva Delhi, donde asistirá a una cumbre del IBAS, un foro de consultas políticas integrado por Brasil, India y Suráfrica.