Domingo, 12 de Octubre de 2008

Europa prepara un plan de acción para evitar la crisis mundial

Reuters ·12/10/2008 - 13:41h

Los líderes europeos esperaban el domingo acordar en París un plan detallado para frenar el pánico en los mercados y evitar una desaceleración financiera global, tal como lo advirtió el Fondo Monetario Internacional.

En Reino Unido, los bancos mantenían conversaciones con el Gobierno y los reguladores, en un diálogo que podría terminar con el Gobierno adquiriendo participaciones multimillonarias en varias instituciones prestamistas.

En el resto del mundo, Australia y Nueva Zelanda anunciaron que garantizarían los depósitos bancarios.

Por su parte, el FMI dijo que respaldaba el plan del Grupo de los Siete países más industrializados del mundo, y señaló que se necesitaban medidas más audaces para convencer a los bancos para retomar los préstamos y poner fin a la propagación de una crisis crediticia que ya llevó a las acciones a su menor nivel en cinco años.

"Las crecientes preocupaciones en torno a la solvencia de una serie de bancos europeos y estadounidenses tienen al sistema financiero global al borde de una desaceleración sistémica", dijo el sábado el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn.

En Washington, el presidente estadounidense, George W. Bush, se reunió el viernes y sábado con los ministros de Finanzas y autoridades monetarias del FMI, el Banco Mundial y el Grupo de los Siete países más industrializados del mundo, pero las entidades no lograron acordar medidas concretas para finalizar la crisis.

"Confío en que las principales economías del mundo puedan superar los desafíos a los que nos enfrentamos", dijo Bush, agregando que Washington trabaja lo más rápido posible para implementar el paquete de rescate financiero por 700.000 millones de dólares.

OJOS PUESTOS EN PARIS

Esta semana, el índice Standard & Poor's 500 se desplomó más de un 18 por ciento, registrando la peor semana en su historia, mientras que las acciones europeas cedieron un 22 por ciento, y el Nikkei de Tokio perdió un 24 por ciento.

El recorte coordinado de tipos por parte de los bancos centrales más importantes del mundo no logró reducir el temor de los inversores, y los mercados crediticios siguieron atascados.

El domingo, en tanto, el centro de atención se trasladó desde Washington a París.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, dijeron que han preparado una serie de decisiones para presentar en el encuentro, con el objetivo de restaurar los flujos normales en los mercados crediticios.

Además, Sarkozy anunció una reunión con el primer ministro británico, Gordon Brown, cuyo país no es parte de la zona euro, con el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, antes del inicio del encuentro de líderes europeos.

En Londres, en tanto, cuatro importantes bancos británicos anunciarían sus planes para recapitalizar dinero, informó una fuente cercana al asunto.