Domingo, 12 de Octubre de 2008

Los Mossos acorralan a los manifestantes antifascistas para evitar enfrentamientos

EFE ·12/10/2008 - 16:05h

EFE - Los Mossos d'Esquadra intentan controlar a algunos de los 200 manifestantes antifascistas que intentaban acceder a la montaña de Montjuïc.

Los Mossos d'Esquadra han mantenido acorralados en la calle durante dos horas a unos 200 manifestantes antifascistas que tenían la intención de acceder a la montaña de Montjuïc, con lo que han evitado que coincidieran y se enfrentaran con los ultras que celebraban allí el Día de la Hispanidad.

Bajo un fuerte dispositivo de seguridad, cerca de 200 jóvenes independentistas y antisistema se han concentrado hacia las 11.00 horas en la Plaça de Sants de Barcelona, para mostrar su rechazo a los actos ultraderechistas que se celebran cada 12 de octubre en la Plaza de Sant Jordi, en Montjuïc.

Los manifestantes, algunos de los cuales llevaban banderas negras y el rostro cubierto con pasamontañas, han cortado la carretera de Sants y han intentado subir hacia Montjuïc, lo que les ha impedido el cordón policial.

Entonces, los jóvenes antisistema, que iban custodiados por los Mossos por delante, por detrás y por su flanco derecho -el que quedaba en el lado de Montjuïc-, han empezado a bajar andando por la carretera de Sants, lanzando proclamas contra el fascismo y contra los Mossos d'Esquadra.

Los Mossos les han impedido acceder a la montaña de Montjuïc y hacia las 12.00 horas se ha producido una carga policial contra ellos.

Justo después de la carga, los Mossos han acorralado al grupo de manifestantes, que han quedado reducidos en un cuadrado del que no se podían mover, durante dos horas.

Durante el encierro, los manifestantes han denunciado a gritos que estaban siendo "secuestrados" por la policía catalana.

Entre los manifestantes se encontraba el presidente del comité de empresa de Autobuses de Barcelona, Saturnino Mercader, que se desgañitaba para que su voz superara el cordón policial y llegara a los periodistas: "Quiero salir y no me dejan. Nos tienen secuestrados", ha denunciado.

Durante las dos horas de encierro, los Mossos han dejado salir a cuatro jóvenes y les han acompañado hasta una ambulancia cercana, para que a dos de ellos les atendieran de los golpes recibidos durante la carga y a otros dos de una crisis de ansiedad.

Por su parte, otros dos Mossos también han resultado contusionados durante el enfrentamiento, según una portavoz de la policía catalana.

Asimismo, durante el encierro algunos vecinos han entregado botellas de agua a los manifestantes, que respondían al grito de "Barcelona es antifascista".

Finalmente, a las 14.05, cuando el acto ultra celebrado en Montjuïc ya hacía más de una hora que había finalizado, los Mossos han abierto su cordón policial y los manifestantes han podido proseguir su marcha, de vuelta hacia la Plaza de Sants, donde se han disuelto hacia las 14.30.