Domingo, 12 de Octubre de 2008

La Eurozona aprueba un plan "histórico" de rescate bancario

Los gobierno europeos avalarán los préstamos entre los bancos, lo que ayudará a relajar los tipos de interés. Los ministros de Finanzas harán un seguimiento mensual del plan

Los líderes, en su laberinto, por Vicente Clavero

D. BASTEIRO/A. PÉREZ ·12/10/2008 - 23:25h

REUTERS - Trichet, Sarkozy, Brown y Durao Barroso, momentos antes de la cumbre de ayer en París.

Los países que comparten el euro acordaron ayer una estrategia común destinada a sacar a Europa de la crisis financiera. El documento comprende varias medidas que facilitarán liquidez a los bancos pero también su recapitalización. De esta manera, el nuevo plan, considerado como “histórico” y “ambicioso” por los líderes europeos, abre la puerta a que los gobiernos entren en el accionariado de entidades financieras en apuros, pero también les da luz verde para garanzatizar y avalar parte de la deuda de estas entidades o los préstamos que se hacen en el mercado interbancario.

“Hoy nos pusimos de acuerdo, mañana comenzaremos a actuar”, dijo ayer en el Elíseo el anfitrión de la cumbre, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, anticipando la presentación casi simultanea de planes nacionales en su propio país, en Alemania, y en Reino Unido (ver página 7).

Entre las medidas pactadas está la bendición del Eurogrupo a la entrada de los gobiernos en el accionariado privado para evitar la caída de bancos que puedan poner en peligro al sistema financiero. “Tenemos que prestar dinero a las entidades financieras para que éstas también lo presten, por ejemplo, al ciudadano que quiere comprarse un piso”, reiteró Sarkozy.

En la estrategia se ven reflejados los detalles del plan de Gordon Brown en el Reino Unido. El primer ministro británico, que había pedido una internacionalización de su plan, se reunió antes de la cumbre con Sarkozy. Cada gobierno será responsable de su sistema bancario y de las medidas que tome, desde la compra directa de acciones hasta el establecimiento de garantías, pasando por la compra de deuda.

El documento reitera la modificación de ciertas normas contables para adecuarse al sistema norteamericano de cómputo de activos y garantiza la liquidez para que se reactive el sistema interbancario. Es decir, que el Banco Central Europeo seguirá financiando a los bancos tomando como aval ciertas garantías a cambio (activos de la entidad, por ejemplo), pero con mayor flexibilidad en los plazos.

Coordinación

Los líderes del Eurogrupo quieren que, ante futuras turbulencias, los países no actúen por separado. Para ello, han pactado la coordinación para ejecutar las medidas, que serán concretas y aplicables en un plazo determinado: hasta finales de 2009.

Para entonces, los líderes europeos y la Comisión esperan una revitalización de las finanzas. El presidente francés echó balones fuera y recalcó que la crisis “no es europea, sino que nació en los EEUU y ahora es mundial”, por lo que anunció su intención de convocar una conferencia internacional que implemente lo decidido ayer.

La estrategia incide además en el control del dinero público para que los bancos no lo utilicen para tapar sus propios agujeros. “Vigilaremos el dinero de los contribuyentes y que los accionistas y gestores asumen las consecuencias de la intervención”, reza el texto de las conclusiones de la cumbre.

Además, el Consejo de Ministros de Finanzas de la UE, el Ecofin, velará por que el plan se cumpla revisándolo en sus encuentros mensuales.

Este nueva reacción a la crisis acaba de facto con la época de desrregulación defendida hasta el momento por el propio Sarkozy o José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión. Eso sí, no tiene la intención de constituir un verdadero cambio de modelo económico, sino una solución de emergencia a la crisis. En palabras de Sarkozy, las nuevas medidas deberán favorecer “la vuelta a la normalidad”.

CLAVES DEL ACUERDO

Estrategia común, aplicación individual

Pese a ser un plan común y que busca la “coordinación” entre los países, cada Estado tiene el deber de aplicarla y flexibilidad para decidir qué hace falta en cada momento
Los Gobiernos podrán ofrecer garantías para mejorar la liquidez, entrar en el accionariado, comprar parte de la deuda de los bancos en apuros, o avalar los préstamos del mercado interbancario.

Las decisiones tomadas ayer son a corto plazo: los bonos o obligaciones tendrán un plazo de cinco años y las acciones de rescate se autorizan, de momento, hasta finales del año que viene. El Consejo de Ministros de Finanzas de la Unión (el Ecofin) elaborará informes que comprueben que los Estados no ayudan a los bancos que no ponen en riesgo el sistema financiero.La UE reformulará de inmediato las normas contables para adaptarlas al sistema estadounidense.

Noticias Relacionadas