Domingo, 12 de Octubre de 2008

Los peligros en la red para los niños, mucho más que pornografía

EFE ·12/10/2008 - 11:38h

EFE - Los peligros a los que se exponen los jóvenes cuando navegan por la red no se limitan a páginas web con contenidos pornográficos para niños, sino que además los más pequeños son los principales objetivos de los ciberdelincuentes para obtener datos confidenciales de una forma ilícita.

Los peligros a los que se exponen los jóvenes cuando navegan por la red no se limitan a páginas web con contenidos pornográficos para niños, sino que además los más pequeños son los principales objetivos de los ciberdelincuentes para obtener datos confidenciales de una forma ilícita.

Así lo revela un estudio realizado por una de las principales empresas de seguridad de contenidos en Internet, Trend Micro, que se ha asociado a la ONG Common Sense Media para concienciar y educar a padres, educadores y jóvenes sobre la importancia de usar Internet de forma "segura, inteligente y ética".

"Aunque los padres no sean usuarios de las redes sociales, deben saber cómo funcionan y cuáles son sus riesgos para saber cómo reaccionar y qué decisiones tomar ante los usos que sus hijos hagan de las mismas", advierte -en declaraciones a EFE- Gabriel Agatiello, ingeniero y experto en seguridad de tecnologías de la información.

En su opinión, una gran mayoría de padres no controlan a sus hijos cuando acceden a contenidos online porque no saben cómo hacerlo, ya que tienen menos dominio o conocimientos que sus niños sobre la navegación por Internet.

De hecho, según un estudio de Trend Micro, los sitios de redes sociales, como Facebook o MySpace, son cada vez más populares entre los jóvenes - casi el 60 por ciento de los adolescentes entre 12 y 17 años afirman tener perfiles en estas páginas- y alrededor del 14 por ciento de ellos han recibido solicitudes online no deseadas.

Agatiello considera esta situación "muy preocupante" porque cada vez son más las páginas de confianza (como las citadas redes sociales, portales gubernamentales o web educativas) que pueden tener un código malicioso oculto -instalado por un tercero o 'hackers'- para infiltrarse en los equipos de los usuarios y robar información confidencial como números bancarios o datos de la seguridad social.

Sin embargo, el último informe elaborado por Panda Security (compañía multinacional de seguridad informática), correspondiente al tercer trimestre de este año, sitúa a España junto con EEUU como los países del mundo con un porcentaje más alto de malware activo (códigos informáticos maliciosos).

Según el experto, esto se debe a que "en España y los países latinos los internautas se suelen descargar 'softwares' (programas informáticos) ilegales" que, aunque no se actualizan ni protegen ante nuevos virus, "muchos usuarios creen que sí están seguros ante posibles infecciones".

Por ello, Gatiello asegura que "un antivirus es indispensable", pero también hay que tomar otras medidas como filtros para evitar el acceso a determinadas páginas, herramientas para evitar spam (correos basura) o phishing (e-mails aparentando provenir de fuentes fiables para obtener datos confidenciales del usuario) y, sobre todo, "educación y sentido común".

El estudio de Trend Micro alerta de que la media diaria de spam va a oscilar entre los 30.000 y los 50.000 durante el segundo semestre de 2008, una cifra que aumentará aún más en la temporada navideña con 180.000 millones de mensajes al día.

El experto explica que los 'hackers' aprovechan en Navidad, cuando hay eventos deportivos importantes o elecciones para intensificar su actividad, ya que "los internautas envían más mensajes y tienen más probabilidades de ser estafados".

Aunque los datos de Trend Micro informan de que las amenazas web registradas en los primeros meses de este año han duplicado las del año pasado, Gatiello resalta que "gran parte de los internautas no son conscientes del creciente desarrollo y expansión de virus informáticos" porque desde hace tres años no ha habido ninguna incidencia con gran repercusión mediática ni social sobre este tipo de fraudes".

El ingeniero considera que ello se debe a que "hace tres años los creadores de virus buscaban la fama", mientras que ahora los ciberdelincuentes actúan para lucrarse con el dinero ajeno.