Domingo, 12 de Octubre de 2008

Seúl confía en retomar pronto el diálogo para la desnuclearización de Pyongyang

EFE ·12/10/2008 - 09:30h

EFE - El líder de Corea del Norte, Kim Jong II, inspeccionando un centro femenino del ejército del país, la Unidad 821, en Pyongyang, Corea del Norte.

Los negociadores a seis bandas se reunirán próximamente para retomar el proceso de desnuclearización de Corea del Norte, después de que Estados Unidos retirase ayer al país comunista de su "lista negra", según anunció hoy Seúl.

La decisión de EEUU de sacar a Corea del Norte de la lista de países que patrocinan el terrorismo fue apoyada hoy por Corea del Sur, mientras Japón no ocultó su malestar, debido a que sigue sin solucionarse el contencioso del secuestro de ciudadanos nipones.

El Gobierno japonés insistió hoy en la necesidad de solucionar los secuestros de sus ciudadanos por Corea del Norte en los años 70 y 80, con el ministro de Finanzas, Shoichi Nakagawa, señalando en Washington que la decisión de Estados Unidos era "lamentable".

Pero Corea del Sur y Japón confiaron en que las conversaciones a seis bandas, en las que participan las dos Coreas, China, Rusia, Japón y EEUU y llevan meses estancadas, serán retomadas pronto para impulsar la completa desnuclearización norcoreana.

"La intención es devolver la reunión a seis bandas a su ritmo habitual y crear una situación en la que Corea de Norte abandone definitivamente su programa nuclear", dijo hoy el negociador surcoreano en el diálogo nuclear, Kim Sook, en rueda de prensa.

Corea del Norte ha tardado 20 años en salir de la "lista negra" de EEUU sobre los países que patrocinan el terrorismo, tras haber sido incluida en 1988 por su participación en la destrucción de un avión surcoreano de pasajeros.

Washington tomó esta decisión tras el viaje que realizó la semana pasada a Pyongyang su representante en las conversaciones nucleares, Christopher Hill.

Ahora la principal tarea de la próxima reunión a seis bandas es definir el mecanismo para verificar el potencial nuclear de Corea del Norte, al que ese país ha accedido, según EEUU, pero que no ha sido precisado.

El sector conservador estadounidense acusa al presidente George W. Bush de haber cedido demasiado ante Pyongyang, mientras Japón parece el país más renuente de las negociaciones.

El negociador surcoreano resaltó hoy que el acuerdo entre EEUU y Corea del Norte garantiza la participación de los seis países negociadores a seis bandas en el proceso de verificación del actual potencial nuclear de Corea del Norte.

Según explicó, el acuerdo con EEUU establece una verificación completa, que incluye el programa de enriquecimiento de uranio e implica al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA)

No obstante, queda en aire la parte no declarada en el inventario nuclear, que deberá ser verificada cuando se haya conseguido el consentimiento de Corea del Norte.

Pese a que Corea del Norte entregó en junio su inventario nuclear, el proceso de desnuclearización sufrió un parón por las discrepancias con EEUU sobre cómo llevar a cabo esa verificación.

Pyongyang limitó la verificación a su central nuclear de plutonio de Yongbyon, mientras Washington quiere incluir el programa de enriquecimiento de uranio, la supuesta cooperación nuclear con Siria e instalaciones nucleares no declaradas en el inventario.

Además, con la retirada de la "lista negra" Corea del Norte pretendía conseguir préstamos de las entidades financieras internacionales para rescatar su economía.

Pero analistas surcoreanos creen que la iniciativa estadounidense tiene un significado por ahora simbólico pues Corea del Norte no podrá recibir beneficios económicos al mantenerse todavía una serie de sanciones.

Este mismo viernes Japón prorrogó seis meses las sanciones económicas a Pyongyang, que prohíben la importación de productos norcoreanos por parte de Japón, las exportaciones de muchos productos nipones a Corea del Norte y la entrada en aguas territoriales japonesas de barcos de bandera norcoreana.