Domingo, 12 de Octubre de 2008

El Rey preside hoy el desfile militar y la recepción con motivo del a Fiesta Nacional

EFE ·12/10/2008 - 07:54h

EFE - Imagen de los últimos preparativos de la tribuna de autoridades instalada en la plaza de Colón de Madrid para el tradicional desfile militar que tendrá lugar hoy para celebrar el Día de la Fiesta Nacional.

El Rey presidirá hoy el desfile militar que se celebrará en Madrid con motivo de la Fiesta Nacional y en el que participarán casi 4.700 efectivos, y ofrecerá posteriormente una recepción en el Palacio Real a unos mil invitados en representación de diversos ámbitos sociales.

Será a las 10:30 horas cuando don Juan Carlos y el resto de la Familia Real llegarán a la plaza de Colón de Madrid para presidir ese desfile, al que acudirá el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, otros miembros del Gobierno, representantes de las altas instituciones del Estado y dirigentes políticos como el líder del PP, Mariano Rajoy.

Si el tiempo lo permite, está previsto que por el Paseo de la Castellana madrileño desfilen casi 4.700 militares españoles y de otros trece países integrados en la OTAN (entre ellos Estados Unidos). 250 vehículos recorrerán el itinerario, y 73 aeronaves sobrevolarán la zona.

A las 13:00 horas está previsto el inicio de la recepción que ofrecerán los Reyes en el Palacio Real y a la que no asistirá Zapatero debido a que, una vez finalizado el desfile militar, se trasladará al Palacio de la Moncloa para preparar la reunión de los jefes de Estado o de Gobierno de los países de la zona euro que tendrá lugar por la tarde en París.

Sí estará en esa recepción Rajoy, quien protagonizó ayer una anécdota relacionada con la celebración de la Fiesta Nacional cuando un micrófono abierto le jugó una mala pasada en un acto del PP en A Coruña en el momento en que comentaba a Javier Arenas que hoy tenía que asistir al "coñazo" del desfile.

El PP tiene previsto también hoy otro acto en su sede con motivo del 12 de octubre, ya que ha invitado a representantes de las asociaciones de disidentes y opositores al régimen cubano para celebrar la Fiesta Nacional.

El acto es una respuesta a la decisión de la Embajada española en La Habana de no invitar un año más a los disidentes cubanos a la tradicional recepción del Día de la Hispanidad que España organiza en los países donde tiene representación diplomática.