Sábado, 11 de Octubre de 2008

Batman, pieza a pieza

El héroe de DC Comics irrumpe en el universo LEGO con un videojuego para todos los públicos

JESÚS ROCAMORA ·11/10/2008 - 22:30h

Nunca nos cansaremos de repetir que detrás de la apariencia infantil e inofensiva de los videojuegos LEGO se esconde una fórmula adictiva y sólida como pocas, una mecánica constructora tan enfermiza como encantadora que lleva a su terreno cada nueva licencia que toca. La idea de un universo hecho a partir de piezas de colores intercambiables ofrece a muchos adultos una paleta para construir a su antojo y una herramienta casi ilimitada para expresar la imaginación.

Que el guiño no se convirtiera en negocio habría sido una error por parte de la empresa danesa y de ahí al salto a los videojuegos solo hay unas cifras de ventas que para sí quisieran otros títulos similares: primero llegó LEGO Star Wars, luego LEGO Indiana Jones y, coincidiendo con el año del estreno en cine de El Caballero Oscuro, ahora le toca el turno a LEGO Batman, que en menos de un mes en la calle ha superado el millón de copias vendidas en Estados Unidos. Este fin de semana, llega a España.

"La principal diferencia con otros títulos LEGO es que esta vez no hemos estado atados a una historia concreta, como ocurría con Indiana Jones y Star Wars. LEGO Batman tiene un guión original, una historia que no está basada solo en las películas de Tim Burton o en El Caballero Oscuro, si no en todos a la vez", dice Antonio Greppi, product manager del juego. Una decisión que no deja de tener su riesgo, ya que muchos jugadores se acercaban a los juego LEGO para revivir cómo Indy corre perseguido por una bola (de plástico marrón) o ver a la princesa Leia vestida de bailarina esclava para Jabba The Hutt.

Veinte horas de peleas

Por LEGO Batman pasan un montón de héroes y villanos sacados de más de medio siglo de historias y cuenta un doble argumento paralelo a lo largo de 30 niveles (15 manejando a los buenos y otros 15 para los malos). En total, según Greppi, ofrece más de 20 horas de peleas y acrobacias por escenarios de Gotham.

Una vez comprobado lo bien que funciona su fórmula, que consiste principalmente en recorrer los niveles superando diferentes obstáculos gracias a las habilidades de los personajes y la funcionalidad de las fichas de construcción, se puede decir que LEGO Batman es el más completo de toda la serie.

Respeta religiosamente el espíritu de los videojuegos de LEGO cooperación entre dos jugadores, invitación constante a la rejugabilidad, coleccionismo de piezas y trofeos, mucho cariño a los personajes y aporta nuevas ideas, especialmente la posibilidad de que Batman y Robin se vistan con diferentes trajes para obtener diferentes habilidades, como planear en el aire o adherirse a las paredes.

También recupera hallazgos que creíamos perdidos, como las fases de conducción a bordo de vehículos como el Batmovil o la moto de Robin, que aportan variedad.

En realidad, como los anteriores, su verdadero secreto es que estamos ante un título con distintas lecturas: el jugador más pequeño disfrutará de unas situaciones simpáticas y plagadas de humor, el más jugón se encontrará con un título repleto de retos y los más fans buscarán los guiños a la historia del personaje de Bob Kane. Entre los extras, la banda sonora de Danny Elfman, un trivial y un millón de personajes, escenas y objetos para desbloquear compulsivamente.

Para el final, dejamos un apartado gráfico lleno de magia, donde, obviamente, lo importante no son las texturas o los polígonos, sino el poder de evocación de las piezas de plástico. De ahí que las versiones para todas las consolas sean prácticamente idénticas, de lo que solo se beneficia el público abierto y de todas las edades al que va dirigido.