Domingo, 12 de Octubre de 2008

IU acota ya la lista de sucesores de Llamazares

Los ‘gasparistas’ se fijan en Inés Sabanés como candidata. El PCE empieza a discutir nombres

JUANMA ROMERO ·12/10/2008 - 07:30h

GUILLERMO SANZ - Gaspar Llamazares, coordinador general de IU, en una visita a la cárcel de Carabanchel, en Madrid, el pasado 19 de septiembre.

Quedan 34 días. Apenas un mes para la IX Asamblea Federal de Izquierda Unida. Eso es ya tiempo de descuento. La hora de acotar la nómina de candidatos a la sucesión de Gaspar Llamazares. La federación penetra lentamente en esa fase. Todavía en conversaciones informales, en llamadas continuas de ida y vuelta, como asevera la casi veintena de dirigentes consultados por Público, representantes a su vez de las tres grandes familias de IU –gasparistas, PCE y la tercera vía o Nacional II–. A principios de noviembre, cada corriente atará su lista de aspirantes. Hasta que quede uno.

Y, sin embargo, este es el plan B. Una estrategia que quedará condicionada al éxito de la estrategia A: llegar a alumbrar una candidatura unitaria integrada por los tres sectores. Esa voluntad, una obsesión de los herederos de Llamazares (el 35% de IU) y de la tercera vía (el 20%), enlaza con la pretensión de redactar un solo documento político que supere los tres ya presentados.

Hora de la mentalización

El PCE, razona un portavoz, desecha ambas iniciativas: “Una vez que la pelota pasó a las bases, no podemos hurtarles el debate”. En plata: “Queremos que los 800 delegados digan a cada uno qué fuerza tenemos, cuánto pesamos”.

Ese plante, para muchos “una pose política”, durará minutos. También en el PCE –el 42%– está instalada la idea de configurar, al concluir la asamblea, una dirección estable y mestiza. Por encima de todo pesa una evidencia: nadie tiene mayoría. Nadie gana solo.

Por eso, siete meses después del feroz zarpazo del 9-M, ha cundido la templanza. El firme ánimo de conciliación. Esto que refleja un gasparista: “Todo el mundo entiende que hay que resolver una situación dramática. Ha calado que no existe solución al margen de los compañeros con los que nos hemos peleado”. O esto otro que pronostica un señalado pecero: “Debemos liquidar el enfrentamiento cainita”.

Estos días se trabaja en confeccionar una ponencia única y una lista integradora 

Ha cambiado el clima después de que se apagara el fuego de los censos, después de que Llamazares anunciara su marcha para el 25 de octubre. Y también después de que se normalizaran las relaciones entre gasparistas y críticos. “Hemos visto las orejas al lobo, el peligro de la fractura. Y la militancia, en las asambleas de base, clama por la unidad. Ha dicho basta”, apunta optimista una dirigente andaluza próxima al coordinador. “Arbitrar el consenso es durísimo en IU, aunque apasionante”.

Antes de la asamblea, se repetirán las negociaciones para conformar una lista única y unitaria. Y si no es factible, fluirá el plan B, tres candidaturas distintas, con vistas a armonizar lo antes posible una dirección transversal.

Cuidado para no quemarse

Los gasparistas han puesto al frente a Inés Sabanés, la portavoz en la Asamblea de Madrid. Fue nombrada hace un mes por unanimidad portavoz de la corriente y muchos compañeros suyos hablan de ella como “la candidata natural”. No la única, cierto. Ahí están Félix Taberna, Eberhard Grosske o Kechu Aramburu. Pero sí es la que sitúan mejor en la carrera. Con discreción, conscientes de que el candidato que salga ya puede acabar achicharrado. “Y hay que blindarse”, aseguran. “Sé que circula mi nombre. Es un debate falso. Mi prioridad es superar la bronca y llegar a un acuerdo con todos”, admite Sabanés.

«Hemos visto las orejas al lobo y las bases piden unidad», señala una próxima al coordinador

En el PCE apuestan por una ejecutiva colegiada, sin coordinador, pero saben que la suma de gasparistas y tercera vía les derrotaría, así que ubicarán en la vanguardia “a entre tres y siete compañeros”, para luego lanzar a uno, confirma un alto cargo. Los peceros se inclinan por descartar a quemados como Paco Frutos o Felipe Alcaraz, números uno y dos del partido.

En la N-II barajan nombres. Saldrán si no hay lista unitaria, avisan. Aunque, como dice Ramón Luque, miembro de esa familia, “esto es IU, y todo se resolverá el último día, a última hora. Al tiempo”.

 

LAS FAMILIAS DE LAS QUE SURGIRÁ EL FUTURO COORDINADOR

Los 'gasparistas'

Muchos caminos conducen a ella: Inés Sabanés, de quien sus compañeros destacan su capacidad de trabajo, su puesto en la Asamblea de Madrid (que también es un hándicap) y su “nula confrontación con otros sectores”. El PCE y la Nacional II no la rechazan de plano, pero ponen en su contra ese haber estado “en la periferia” de IU y su perfil nítidamente gasparista. Bien situados están los demás interlocutores de la corriente: el navarro Félix Taberna (quizá el que más gusta fuera), la andaluza Kechu Aramburu, el balear Eberhard Grosske... y Rosa Aguilar, la única que puede descuadrar las cábalas.

La 'tercera vía'

Joan Josep Nuet, senador y coordinador de la comisión unitaria; Adolfo Barrena, líder de IU en Aragón, y Ángeles Yagüe, secretaria federal de Libertades, se asientan como los candidatos más potentes de la N-II, a las que habría que sumar un miembro de Madrid, la federación que, con Catalunya y Aragón, nuclea la tercera vía. Sus dirigentes insisten en su papel de bisagra, en que no habrá pactos de unos contra otros. “Hay que pensar en lo transversal –subraya Ángel Pérez, portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid–. Eso no impide elegir un coordinador. No tenerlo evidenciaría complejos que no entiendo”.

Los críticos

Defienden coordinación colegiada, pero avanzarán nombres. Tarea difícil: cualquier paso en falso puede arruinar su actual cohesión, y eso llevaría a varias listas. Los críticos niegan “fisuras”. “Aunque haya matices, no tenemos por qué rompernos”, asegura Enrique de Santiago, aglutinador de los jóvenes del PCE y eterno candidato. Bien vista sería Marga Sanz, rival de Llamazares en las primarias. Suenan Fernando Sánchez, secretario de Organización del PCE; el eurodiputado Willy Meyer y los líderes regionales Cayo Lara (Castilla-La Mancha), Henar Moreno (La Rioja) y Yolanda Díaz (Galicia).

 

HACIA LA REFUNDACIÓN
Una asamblea con segunda parte

1. 15 y 16 de noviembre // 800 delegados (773 electos, 27 natos) acudirán a la IX Asamblea Federal de IU en esas fechas. Será en Rivas Vaciamadrid, municipio gobernado por el gasparista Pepe Masa, otro posible candidato.

2. Resolución unitaria // El clásico informe de gestión, tras la dimisión de Llamazares, será sustituido por una resolución que se pretende unitaria (el PCE se opone, quiere un documento de coyuntura con críticas claras a la cúpula saliente). El amplio respaldo inicial al texto templaría el resto del cónclave. Seguiría la intervención de las federaciones. Todo eso el sábado.

3. Mejor un solo documento // Ya se trabaja para sintetizar las tres ponencias políticas en un solo documento que marcará la táctica de IU por tres años. También se votarán los nuevos estatutos.

4. Lo más difícil, la dirección // El domingo se elegirá al máximo órgano de dirección: el Consejo Político, que a su vez designará al nuevo coordinador. Todos los sectores asumen que esos 12 nombres que ya circulan, y otros más, estarán, seguro, presentes en la cúpula. Y un dirigente gasparista advierte del poder de las federaciones a la hora de situar al líder: “Felipe Alcaraz trae su ejército de Andalucía, y Gaspar, el de Asturias”.

5. Una resolución de futuro // Una resolución unitaria rematará el congreso. Mirará al futuro, a la refundación de IU. Ésta culminará en uno o dos años. No se descarta el cambio de marca.