Sábado, 11 de Octubre de 2008

París quiere "respuestas urgentes" y critica la "timidez" del G-7

EFE ·11/10/2008 - 16:40h

EFE - El secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Jean-Pierre Jouyet.

El Gobierno francés estima que la crisis financiera necesita "respuestas urgentes" para garantizar la estabilidad de los bancos y los depósitos de los ciudadanos, según declaró hoy el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Jean-Pierre Jouyet.

Jouyet afirmó en un debate transmitido por televisión desde Nantes (noroeste) que los países miembros del eurogrupo -convocados a una reunión de urgencia el domingo en París- "debemos encontrar una respuesta coordinada con la ayuda del Banco Central Europeo".

El secretario de Estado francés confió en que los líderes de los quince países del Eurogrupo puedan hacer que los elementos de la crisis financiera "sean tenidos en cuenta dentro del marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento" de la Unión Europea.

Jouyet criticó lo que denominó "respuestas tímidas" del Grupo de los Siete países más industrializados, que se reunieron el viernes en Washington, en relación con la regulación necesaria para intentar superar la crisis financiera.

Agregó en este sentido que los países de la eurozona, "en términos de regulación, podríamos tener respuestas coordinadas o dar pistas de reflexión a nivel internacional".

"Tenemos que hacer de modo que (...) dispongamos de reglas en relación con la dotación en fondos propios" de los bancos y también en lo que afecta a los "mecanismos de supervisión bancaria", agregó Jouyet.

Antes de las declaraciones del secretario de Estado, la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, se pronunció a favor de una mayor intervención pública en los bancos y dijo que esta puede ser una de las proposiciones que se adopten en la reunión de los líderes de los países del eurogrupo.

"Es muy probable que los Estados europeos entren más en el capital de los bancos porque en algunos casos están subcapitalizados", aseguró Lagarde en la emisora "France Info".

La reunión de mañana fue solicitada por el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, al presidente en ejercicio del Consejo Europeo, el francés Nicolas Sarkozy, y en ella se pretende "definir un plan de acción conjunto" y consensuar una respuesta "fuerte y coordinada" de los países que comparten el euro como moneda.

A París están invitados, además de los gobernantes de los países del eurogrupo, los máximos responsables de las dos instituciones supranacionales involucradas en la gestión de la moneda única: el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, y el de la Comisión Europea, Jose Manuel Durâo Barroso.