Sábado, 11 de Octubre de 2008

Rusia promete aterrizajes seguros con la Soyuz

Reuters ·11/10/2008 - 14:41h

Las autoridades espaciales rusas aseguraron el sábado que han mejorado las medidas de seguridad para el regreso a la Tierra de sus naves procedentes de la Estación Espacial Internacional, después de una serie de aterrizajes bruscos.

El vehículo de reentrada Soyuz ha funcionado mal dos veces en el último año, despertando temores sobre su fiabilidad. En abril, una astronauta surcoreana dijo que había temido morir durante el aterrizaje.

En una intervención la víspera de que un equipo ruso y estadounidense despegue del cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, el responsable de la agencia espacial rusa, Anatoly Perminov, dijo que se habían eliminado todos los posibles fallos del sistema.

"Una comisión de trabajo nos ha dado una lista de recomendaciones. A día de hoy lo hemos hecho todo acorde (con las recomendaciones). Y esto debería llevar a un aterrizaje normal y no uno balístico. Es un objetivo muy importante", dijo.

Un aterrizaje "balístico" es uno más brusco de lo normal.

"Nos ha visitado una delegación estadounidense de especialistas y lo revisaron con todo detalle y quedaron satisfechos", añadió.

El turista espacial estadounidense Richard Garriott viajará en la próxima expedición a la Estación Internacional junto a un compatriota, el astronauta Michael Fincke, y al cosmonauta ruso Yury Lonchakov. Su despegue está programado para el domingo a las 13:03 hora local (05:03 GMT).

Garriott y la parte de la tripulación que termina su servicio en el puesto orbital regresarán a la Tierra el 24 de octubre a bordo de la cápsula para tres personas, que aterrizará en las amplias estepas de Kazajistán.

El hijo del astronauta de la NASA Owen Garriott ha pagado más de 30 millones de dólares por su billete al espacio. El magnate de los videojuegos y los dos astronautas se mostraron confiados antes de su viaje.

"He simulado muchas veces la reentrada balística", dijo el turista a los periodistas desde detrás de un panel de vidrio que aseguraba la cuarentena. "Así que si eso ocurriera, no estaría terriblemente alarmado".