Sábado, 11 de Octubre de 2008

EEUU trabaja un plan bancario y el FMI advierte de más pérdidas

Reuters ·11/10/2008 - 14:38h

El Gobierno estadounidense intentaba el sábado concluir un plan para comprar participaciones directas en los bancos locales, mientras que el Fondo Monetario Internacional advirtió que los mercados podrían perder otro 20 por ciento, en el peor de los escenarios.

Las acciones globales se desplomaron el viernes a un mínimo de cinco años, debido al pánico de los inversores. El índice estadounidense S&P y las bolsas europeas sufrieron la peor caída en su historia, perdiendo cerca de un quinto de su valor.

"En el peor de los escenarios, los gobiernos necesitarán un par de semanas más para tomar las medidas adecuadas, y los mercados podrían ceder otro 20 por ciento. Después, todo se dará la vuelta", dijo el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, en declaraciones al periódico italiano Corriere della Sera.

En tanto, las naciones más ricas del mundo se comprometieron el viernes a tomar las medidas necesarias para descongelar los mercados crediticios y asegurar que los bancos puedan recaudar capital, pero no presentaron acciones coordinadas para evitar entrar en una profunda recesión global.

En un breve comunicado tras un encuentro que duró tres horas y media, el Grupo de los Siete países más industrializados del mundo no siguió el plan británico para garantizar los préstamos interbancarios, algo que muchos en Wall Street consideraban vital para poner fin al creciente temor en los mercados.

Sin embargo, los líderes de la zona euro discutirían el domingo en un encuentro de urgencia un plan de rescate bancario con el proyecto británico como punto de referencia, dijo una fuente cercana a la presidencia francesa, pese a que, al no ser miembro del bloque, Gran Bretaña no podría estar presente.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, sostuvo que los países de la zona euro estaban trabajando juntos para una respuesta a la crisis pero que ésta debía coordinarse. El mandatario reconoció que ha habido conversaciones sobre la posibilidad del establecimiento de un fondo del bloque.

Sin embargo, la canciller alemana, Angela Merkel, indicó que la respuesta europea no sería un fondo conjunto, sino una acción coordinada sobre la que habría mayor claridad antes de que los mercados financieros abran el lunes.

El plan de rescate británico, presentado la semana pasada, incluye la inyección de 50.000 millones de libras (unos 62.900 millones de euros) del dinero de los contribuyentes a los bancos, y sostener los préstamos interbancarios, que se encuentran congelados a nivel mundial.

RESPUESTA LIMITADA DEL G7

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, dijo que, de ser necesario, el Gobierno compraría participaciones en instituciones financieras para contener la crisis en los mercados que ya ha generado billones de dólares en pérdidas y amenaza con llevar a la economía global hacia una recesión mayor.

"Lo haremos como podamos, de manera apropiada y efectiva. Confíen en mi, no estamos perdiendo el tiempo, estamos trabajando", dijo Paulson la noche del viernes, tras concluir el encuentro del G7.

El funcionario evitó referirse al tamaño de las adquisiciones de acciones bancarias, pero agregó que los detalles se están estipulando rápidamente.

En tanto, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, dijo el sábado que la crisis financiera requerirá una respuesta global coordinada y que las naciones más industrializadas trabajarán juntas para resolver el tema lo antes posible.

"Todos reconocemos que esta es una grave crisis global y que por lo tanto requiere una respuesta mundial seria", dijo a periodistas.

"Estoy confiado en que las mayores economías del mundo pueden superar los desafíos a los que nos enfrentamos", agregó.

"A medida que nuestros países se enfrentan a desafíos únicos a los sistemas financieros individuales, debemos seguir trabajando en conjunto y asegurar que nuestras medidas sean coordinadas", agregó.

Sin embargo, según analistas, el comunicado del G7 no limitaría el temor que se ha generado en los mercados en las últimas semanas.

"Por ahora, todos están asustados, están aterrados", dijo Mark Waggoner, presidente de Excel Futures Inc en California.

"No importa lo que hagan (el G7), no será un arreglo instantáneo y todos quieren una solución inmediata", agregó.