Sábado, 11 de Octubre de 2008

La Familia Real despide a la flota en el pantalán del Puerto de Alicante

EFE ·11/10/2008 - 13:35h

EFE - El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps (c); junto a la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo (d); y el director de la Volvo Ocean Race, Knut Forstad (i); muestran el trofeo que se llevará el ganador de la competición que parte hoy desde el puerto de Alicante.

El Rey Juan Carlos, la Reina Sofía y las Infantas Elena y Cristina saludaron a los 88 regatistas de los ocho barcos participantes en la Vuelta al Mundo y los despidieron en el pantalán antes de que se salieran al agua, donde posteriormente se dará la salida a la décima edición de esta regata transoceánica por etapas.

Sobre las 11:15 horas, rodeados de fuertes medidas de seguridad y aclamados por los miles de aficionados que, pese al mal tiempo se dieron cita en el puerto de Alicante, la Familia Real recorrió el pantalán para despedir a todos los participantes de esta aventura oceánica de nueve meses de duración.

En su recorrido, el primer barco que encontraron donde fue el Team Russia, donde departieron brevemente con el español Guillermo Altadill, integrante de la tripulación rusa.

Un poco más adelante, el Rey tuvo unas cariñosas palabras de ánimo para el regatista brasileño Torben Grael, patrón del Ericsson 4 que navegó varias temporadas en el Bribón.

Finalmente, llegaron a los dos barcos españoles, el Telefónica Negro y el Telefónica Azul, donde saludaron a sus tripulaciones y familiares que les acompañaban.

Poco después, y tras ser bendecida la flota, los barcos y sus tripulaciones fueron presentadas por megafonía al numeroso público congregado en el 'village' de Alicante y comenzaron a salir por riguroso orden inverso a la clasificación de la regata costera disputada el pasado sábado.

Así arrancó primero el Team Russia, seguido del Ericson 3, el Delta Lloyd, el Green Dragon, el Ericson 4, el Puma, el Telefónica Negro y el Telefónica Azul, que recibieron la mayor ovación del público, que agradecieron y devolvieron saludándoles efusivamente, con banderas en algunos casos.

Don Juan Carlos y la Infanta Elena abandonaron el pantalán a bordo del Telefónica Azul, mientras que la Infanta Cristina hizo lo mismo a bordo del Telefónica Negro, donde compartieron un rato con las tripulaciones en su camino hacia la línea de salida.